Todo a la vez

3 07 2008

Voy a tener que irme de Santander más a menudo, porque parece que es automático: me cojo un avión a Madrid esta tarde y en las siguientes venticuatro horas (en las que yo, por supuesto, estoy ausente) hay más eventos culturales interesantes que en todo el año. Recapitulemos. Justo a la hora en que estaré embarcando (a las siete de la tarde), el maestro Sabina estará por la UIMP para ser entrevistado por María Teresa Campos (?). Tres horas más tarde, en el paraninfo de la Magdalena, sonará el pop de Vetusta Morla. Son muy buenos. Su canción Copenhage, bellísima, va la tercera en la votación de los Indispensables de Radio 3.

Pero no acaba ahí la cosa, sino que todavía empeora (mejora para los que os quedáis) mañana. El Curso Literatura Europea en nuestros días. ¿Se acabaron las fronteras también para la literatura? dedica su última jornada al más lúcido e interesante escritor de las últimas décadas: Enrique Vila-Matas. Me imagino que comience su conferencia dudando del título del curso. Quizá diga que donde no ha habido nunca fronteras es precisamente en la literatura (desde Homero). Tal vez asegure que se debería extender sobre la humanidad El mal de Montano, en lugar del miedo al diferente, lo cuál sería una buena manera de terminar con todo tipo de fronteras, que al final son fantasmas que están en la cabeza de dirigentes preilustrados, acobardados por la velocidad con la que ocurren las cosas en el mundo. En fin, que me hubiera encantado escucharle. Otra vez será. ¡Un abrazo Enric!

Y para terminar el gran despliegue cultural, resulta que Gemma Nierga se viene a hacer La ventana a Santander, y claro, aprovechando que está Juanjo Millás, que Jesús Ruiz Mantilla ha publicado un libro, y que en esta ciudad contamos con una de las librerías más auténticas del país (Gil, of course), se van a pasar sobre las ocho de la tarde por la librería de la Plaza Pombo. Va a ser una gran fiesta. Espero que todo salga genial. Yo, desde Madrid, casi al final de una jornada que va a ser muy especial, estaré también un poco en la Librería.

Anuncios




Más de cien motivos

16 02 2008

En la previa del mitin de Zapatero en Santander, me doy una vuelta por la web del PSOE, y leo que vamos a repartir, por toda España, una revista con los cien compromisos más importantes del Presidente, para la próxima legislatura. Me parece una buena idea lo de concentrar nuestra propuesta electoral, y hacérsela llegar en un formato atractivo a todo el mundo. La publicación se llama 100 motivos; inmediatamente me acuerdo de la canción de Sabina.

Tenemos memoria, tenemos amigos,
tenemos los trenes, la risa, los bares,
tenemos la duda y la fe, sumo y sigo,
tenemos moteles, garitos, alteres.

Tenemos urgencias, amores que matan,
tenemos silencio, tabaco, razones,
tenemos Venecia, tenemos Manhattan,
tenemos cenizas de revoluciones.

Mientras estaba cantando las dos primeras estrofas se ha descargado la revista; voy directo al apartado de jóvenes —todavía deformación profesional— y veo que hay dos propuestas concretas, a las que sumar las que aparecen en empleo, vivienda, educación o cultura:

Jóvenes

28. Extenderemos las ayudas de 1.600 euros para estudiar inglés en el extranjero para menores de 30 años.

29. Elaboraremos un Plan Estatal en colaboración con Ayuntamientos y Comunidades Autónomas para poner en marcha transporte público nocturno y en fines de semana.

Sonrío al comprobar que en Cantabria llevamos tiempo en la buena dirección: dos años dando becas para estudiar idiomas en el extranjero —cuatro, ya, ofreciendo la oportunidad a cientos de jóvenes de hacer un curso en el Reino Unido, Francia, Alemania, EE.UU, Malta…—; y podemos presumir de tener la mejor red de transporte público nocturno del país, para seguridad de los jóvenes y tranquilidad de sus familias.

Tenemos zapatos, orgullo, presente,
tenemos costumbres, pudores, jadeos,
tenemos la boca, tenemos los dientes,
saliva, cinismo, locura, deseo.

Tenemos el sexo y el rock y la droga,
los pies en el barrio, y el grito en el cielo,
tenemos Quintero, León y Quiroga,
y un bisnes pendiente con Pedro Botero.

Suelo estar de acuerdo con el maestro Joaquín en casi todo lo que dice en sus canciones; hay algunas como Y sin embargo y la que está sonando ahora —poniendo la banda sonora que necesitan mis palabras—, que son verdaderos himnos. Espero que mañana el maestro José Luis, que se ha ganado a pulso otros cuatro años de música y letra, me siga dando palabras, motivos, y hasta alguna mentira, que valgan la pena.

Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena.