Trozos de febrero (III)

10 02 2010

Lo que me apetece ahora es leer a Bolaño y cenar algo por ahí, emborracharme, celebrar este tiempo contigo porque me lo merezco, porque nos lo merecimos. Y sonreír.

El Fuente Dé es el único sitio de esta ciudad en el que puedo pedir un plato de albóndigas con patatas, un huevo y un poco de tomate natural aliñado sin que me miren con mala cara, me hagan absurdas preguntas, me tomen por loco…, y encima sólo me cobran cinco con sesenta. De una balda se ha caído una jarra vacía que podía haber matado al dueño y, lógicamente, las risas no se han hecho esperar.

Viendo The Road de John Hillcoat he pensado lo mismo que cuando hace un par de años leí The Road de Cormac McCarthy: el mundo debería tener un botón de autodestrucción para evitar que, en un planeta devastado, sumido en un terrible escenario apocalíptico, en el que no quedase más que un puñado de hombres y mujeres muertos de hambre y de marchar sin dirección, un hombre pudiera comerse a su propio hijo o pensarlo siquiera. Tal vez no estemos tan lejos de necesitar ese feliz botón.

El Tercer Reich no me está enganchado como uno de los grandes de Bolaño, pero es Bolaño y eso me basta. Quizá deba darle una segunda oportunidad, sólo llevo 134 páginas de 360, pero hasta ahora lo que más me ha llamado la atención es el uso abusivo de la cursiva que hace el narrador, o encuentro la explicación rápido o voy a terminar odiando a Udo, y no quisiera, no por el momento. Aunque estoy empezando a pensar que en menos de treinta páginas tendré muchas más razones para querer matarlo, literariamente, quiero decir.

Si la mitad de los trabajadores de una empresa van a la oficina sólo en los días de viento sur y la otra mitad toma posesión de su lugar de trabajo (es un decir, claro) nunca antes de las 11 de la mañana, esa empresa no puede funcionar, y eso es así aquí y en la China Popular. Y para darse cuenta (para hacer algo, porque darse cuenta sin más no tiene ningún mérito) no hace falta ser un gurú de la nueva o la vieja economía, ni un experto en teoría de la organización, ni un aprendiz de coacher, ni escribir sesudos artículos en la prensa nacional o regional, ni nada, tan sólo es necesario tener un poco más de dos dedos de frente, y yo, lamentablemente, de eso tengo para regalar. Quizá lo regale y así me quede más tranquilo.

He pasado un rato muy agradable en compañía de Alba, de Jesús y de Pili. Hacía mucho tiempo que no visitaba la palmera número doce y, como siempre, me he sentido igual de cómodo que en casa. Alba está a punto de ser madre de Nicolás, y Jesús y Pili están a punto de ser abuelos de Nicolás, eso no me ha impedido pensar que parecen tan jóvenes como cuando eran mis queridos vecinos de abajo, aquí (allí) en el barrio de Santoñuca. Los temas de conversación estaban claros: Santoña, un poco de política, Bruselas, el Buciero, las fotografías de aquellos años, y mi padre, sobre todo mi padre.  No me quito de la cabeza la imagen de Jesús y mi padre yendo juntos a la sede del PSOE en Santoña (la antigua, la que estaba cerca del Palacio de Manzanedo), en octubre de 1982, a festejar la victoria de Felipe. Algún día escribiré sobre todo eso, o quizá ya lo esté haciendo…

Anuncios




Puede ir bien

10 10 2008

«Puede ir bien» y «tiene buena pinta» son dos de las frases más repetidas en estos momentos previos al XI Congreso Regional del PSOE de Cantabria. Me parece una buena forma de empezar ese encuentro vital para el futuro del partido y de nuestra región. El proceso precongresual ha durado mucho, demasiado, y algunos han querido convertir el debate en un campo de batalla en el que ha valido todo (hasta lo que nunca debe valer) para tratar de desgastar al contrario. Mañana, en la comparecencia ante los delegados, sólo una de las intervinientes podrá presumir de haber mantenido las formas. Y ese es un valor importante en estos tiempos de marrullería.

Este fin de semana tenemos la responsabilidad de recuperar un aspecto saludable y curar alguna enfermedad que nos tiene postrados en la cama. El diagnóstico está claro, sabemos qué órganos no funcionan, y cuáles lo hacen pero no como deberían. Ahora hace falta que la médico (que sabe mejor que nadie lo que hay que hacer) coja el bisturí y opere. Necesitamos células nuevas, varias transfusiones de sangre, y llevar una vida saludable: adecuada alimentación, algo de ejercicio físico, y cultivo de la mente leyendo, yendo al cine, y disfrutando del arte en general. Un partido es como una persona: ¡A ver si nos cuidamos un poco más! 





No se aclaran

29 09 2008

Edición dominical de El Mundo: En páginas nacionales, Manuel Sánchez firma un reportaje titulado ‘Zapatero configura un PSOE a su medida…’ En el interior, en el marco de un análisis sobre los cambios en las diferentes federaciones del PSOE, hay una información referida a Cantabria, que cito textualmente: «Dolores Gorostiaga volverá a ser la secretaria general del PSOE cántabro a mediados de octubre, con un apoyo mayoritario.» Ese mismo día, en la editorial de la edición cántabra se dice, cito textualmente también: «El congreso socialista sigue siendo el centro de atención político en Cantabria y aunque muchos lo han dado por finalizado antes de iniciarse, el paso de los días demuestra que las espadas siguen en todo lo alto y que aún es muy aventurado intentar contar por anticipado el desenlace.»

Cuando dice lo de es muy aventurado intentar contar por anticipado el desenlace supongo que se referirá al periodista de El Mundo, Manuel Sánchez. Podrían ponerse de acuerdo, ¿no? Es lo menos que se puede pedir, para no volver tarumba al lector. Igual es que hay una corriente organizada  dentro de El Mundo, que tiene su propia opinión sobre las cosas que pasan y la expresan libremente. En fin… Una de dos: o no pintan mucho en Madrid, o alguien quiere manipular la realidad para adaptarla a sus intereses (ni siquiera son los suyos, y eso es lo que más me apena). O puede ser que las dos sean correctas. Me inclino por esto último. 

P.D.- Pensaba haber hecho algún comentario al respecto de la enésima reentré de Jaime Blanco, o de los artículos (?) de Víctor Gijón (otro experto en la manipulación de la realidad), pero no me encuentro con ganas esta mañana.





Fin de semana intenso

7 07 2008

Hoy me ha costado (más de lo habitual) levantarme cuando ha sonado el despertador, anunciando las siete de la mañana. Ha sido un fin de semana largo e intenso: largo porque empezó el jueves por la tarde cuando cogía el avión a Madrid para participar en la final del Concurso Relatos en cadena, e intenso por todo lo mucho (y bueno) que ha pasado estos días en la capital. La posibilidad de vivir desde dentro un programa del Hoy por Hoy con Francino, y de compartir con el resto de compañeros los nervios e ilusiones de un momento tan especial, serán cosas que recordaré por mucho tiempo. Lógicamente, me dio pena no ganar; pero como dice Nacho Vegas, en la canción que ilustraba mi presentación, entre el dolor (la pena) y la nada elegí el dolor. Bendito dolor el de ser finalista de un concurso tan importante. Y benditos todos los (muchos) que habéis estado pendientes de mí estos días. Gracias.

Y en eso llegó (casi sin darme cuenta) el Congreso del PSOE. Y allí estábamos más de cuarenta socialistas cántabros en un ambiente de armonía y buen rollo, contribuyendo al buen resultado final, y contentos por comprobar que nuestro partido se anticipa al futuro sin miedo, e incorpora grandes novedades en las ideas y en las personas. Aunque lo más importante sean las ideas, lo más llamativo siempre son las personas, y ahí quiero destacar a tres compañeros: Leire Pajín, Eduardo Madina y Miquel Iceta. Con la presencia de Leire Pajín en la secretaria de organización, toda una generación (la mía y la de tantos otros) nos sentimos reforzados y legitimados para asumir cualquier responsabilidad que queramos imaginar. Y no hay vuelta atrás en ese camino de cambio y relevo generacional. Y esta vez tampoco hay excusas.

De Eduardo ya he hablado estos días, porque estuvimos con él la semana pasada en la UIMP. Reitero lo de que es un lujo para el PSOE, y considero un gran acierto que esté en la dirección federal. Aportará, entre otras muchas cosas, reflexión infinita y mucha lucidez en el análisis. La cariñosa ovación que recibió Edu de todo el congreso puesto en pie fue uno de los momentos más emotivos. Y una de las imágenes que más me gustaron del fin de semana fue un cariñoso abrazo entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Miquel Iceta. Al verles pensé que eran, casi con toda seguridad, las dos cabezas mejor amuebladas de nuestro partido (Felipe mediante). Y es toda una garantía que ambos se sienten en la dirección. Con Miquel llegó el talento a Ferraz, y lo mejor es que llegó para quedarse. Zapatero cerró el 37 Congreso con un gran discurso escrito (hacía tiempo que no le veía intervenir con papeles), muy pensado, en el que señaló con claridad cuáles son las claves de presente y futuro. Una intervención de referencia para la acción política del socialismo en estos nuevos tiempos.

Y como Madrid da para mucho (para casi todo), he podido contemplar la belleza en el Museo del Prado (la ampliación de Moneo es perfecta), pasarme por la reivindicativa fiesta del Orgullo Gay y hasta compartir un menú cubano y unos mojitos con Carlos y María, en su merecido descanso del RockinRio. Al llegar ayer por la noche a casa, cansado, casi vencido por el sueño y las emociones, sobre la mesa de cristal me esperaban dos joyas de la literatura: Las memorias de ultratumba de Chateaubriand y los Diarios de Kafka. Premio de mi premio. Gracias.





Un poco de estopa

26 06 2008

Hay días en que a uno se le quitan las ganas de casi todo según echa un vistazo a la prensa regional. Y hoy es uno de ellos. Confieso que me ha impresionado esa foto del consejero acultural, en Madrid, con lo más granado de la vanguardia creativa de nuestro país: Pedro Ruiz, Emma Ozores, Sancho Gracia, Paloma O´shea, Mónica Hoyos, Paco Valladares… Si quería echar por tierra la programación cultural de la región para esta verano lo ha conseguido. No había mucho que defender, la verdad, pero podía disimular un poco, y habernos dado gato por liebre. Pero, ¿para qué disimular? Supongo que hace tiempo que le importan un bledo demasiadas cosas.

Sigo indagando y leo que la Consejería de Economía y Hacienda va a firmar un convenio con la Fundación Comercio Cantabria para que ésta se encargue, durante los próximos tres años, del proyecto Gestiona —según sus promotores, una herramienta supermegarinnovadoradelamuerte que enseña a los jóvenes universitarios para qué sirve el presupuesto del Gobierno regional; quizá deberían aprenderlo aquéllos—, por la pequeña cantidad de dos millones setecientos mil euros. Debo reconocer que se han superado. Pensé que lo del proyecto Gestiona no daba ya más de sí; pero me equivoqué. No hay límites. Me molestan profundamente este tipo de cosas. Llueve sobre mojado, cuando debería salir el sol.

Miro por el retrovisor y recuerdo de qué manera tan precipitada y urgente ha convocado Nacho Diego el Congreso regional del Partido Popular. Un día empezaron a hablar del proceso, y al siguiente tenían ya la fecha decidida y hasta la marca del agua que iban a poner en las mesas. Y heme aquí que, leyendo en tierras gaditanas la información de El País sobre el Congreso nacional, encontré la respuesta: Resulta que todos los congresos regionales y provinciales que estuvieran sin convocar en el momento de celebrarse el nacional, tienen que introducir la novedad de la elección del Presidente por medio del voto directo y secreto de todos y cada uno de los militantes. Resumiendo, que a Nacho Diego le entró la cagalera del siglo, y pensó que eso de que voten todos los militantes era demasiada prueba para tan poco fuste político. Tranquilo hombre, que Narciso no tiene prisa. Por mí, que Diego siga muchos años. Hay que cuidarle.

Termino en Torrelavega. Allí, la precandidata a la secretaría general del PSOE de Cantabria que cuenta con el respaldo de El Mundo no termina de predicar con el ejemplo. Y no me refiero a que diga que hay que continuar con el pacto y ella se lo pase por el forro. Tampoco a que, a la vez que dice defender un mayor contacto con la sociedad, le dé repelús hablar con los vecinos de su ciudad, o con los sindicatos. No; pensaba en eso que dice (y que yo comparto) de que hay que mejorar la comunicación del partido. Al ver su foto, no parece que lo tenga demasiado claro. A la derecha de la instantánea se puede ver una enorme pantalla con un Power point en el que aparecen unas imágenes que evocan algo antiguo, y un eslogan digno del año del mundial de naranjito: Una legislatura para seguir construyendo futuro. Es todo menos claro, sencillo, breve, directo y potencialmente repetible por la gente. Por no hablar de que los gerundios están prohibidos en publicidad. En fin, que si esos son los cambios en la comunicación de los que se habla, virgencita que me quede como estoy.

¿Y ésto a quién le importa? Por la noche hay fútbol y se nos quitan todas las penas. Apuesto por un 3-1 a favor de España, y el domingo a disfrutar de la gran final. Será el momento de poner a prueba la identidad nacional (que palabras tan bonitas) de mi hermana Raquel, que lleva cinco años viviendo en Deutschland, y que es más alemana que la mitad de los jugadores de la selección tricampeona de Europa. Así que, pase lo que pase, alguien va a ser feliz el domingo. Y eso es lo más importante.





Una de aliño

4 06 2008

Mis felicitaciones a Barack Obama por hacer realidad el sueño de mucha gente. Ha sido demasiado largo, pero la ilusión construida sobre cimientos sólidos no debe temer al paso del tiempo. Hasta el ex Presidente Carter se ha animado a apoyarle. Es la esperanza de América y, también, del resto del mundo. ¡Tiembla McCain! 

Me ha gustado ver como ZP lidera la necesaria lucha contra el hambre en el mundo. También que Berlusconi haya rectificado. Aunque del italiano no me fío.

Este año no hemos ganado ni la liga de baloncesto. Y hablando de baloncesto, menuda traca ha quemado la federación cesando a Pepu Hernández. Que alguien me lo explique.

Leo en El País un interesante análisis de Pascal Bruckner sobre lo que el llama “la mala conciencia europea”. Dice que Europa “no se pronuncia, no interviene, no actúa”, y que la izquierda del viejo continente ha traicionado sus propios ideales al abrazar con fervor un sentimiento de culpa”. Esto y mucho más lo cuenta en su último libro La tiranía de la penitencia. Ensayo sobre el masoquismo occidental, publicado por Ariel.

Pensando en las palabras de Bruckner, no me consuela que gobernemos en España. Me gustaría que la izquierda lo hiciese en la mayoría de los países europeos. Algo estaremos haciendo mal. ¿Qué tal una Conferencia Europea de los partidos de izquierdas (socialdemócratas o como queramos llamarlo) para re-imaginarnos?

Hablando de España y de la izquierda. Mañana nos visita Pepe Blanco, en un gesto muy simbólico en los tiempos que corren. Denostado por la derecha (todavía, aunque cada vez menos) y por algunos de nuestros compañeros (al principio, ahora nadie le discute), tiene en su hoja de servicio el haber convertido al PSOE en la organización más potente política y moderna de Europa. A ver si se nos pega algo.





Tengo abandonado el blog

26 05 2008

Justo cuando había conseguido llevar esta bitácora a sus mayores éxitos de audiencia, me da por tirarme más de una semana sin contar nada. ¿Tendré miedo al éxito fácil? ¿Serán reminiscencias de mi época de bartleby? El caso es que la sequía empieza a ser preocupante y me veo en la obligación de atajar el problema. Podría hacer el típico post con ciento cuarenta y siete hipervínculos a temas de actualidad o de supuesto interés para salir del paso, pero no tengo claro que esa deba ser mi contribución a la blogosfera.

Esta mañana nos hemos levantado sobresaltados por el último episodio de la movida precongresual del Partido Popular. Si tu secretario de comunicación dice que no eres el líder que necesita el partido, tienes dos opciones: cesarle o hacerle caso. Yo si fuera Rajoy haría lo primero. Elorriaga no tiene ninguna credibilidad (a Rajoy no es que le sobre tampoco), porque supongo que alguna parte de culpa tendrá él, como responsable de la estrategia de comunicación del partido, en todos los problemas que tienen los populares.

Esa idea me lleva a un ejemplo más cercano, de aquí. Acabo de leer un teletipo de agencia en el que el filósofo del Besaya dice que la ejecutiva de Gorostiaga (de la que él es uno de sus miembros más ilustres) ha llevado el partido a la melancolía. Ante tan concienzudo análisis (sumado a las palabras de Elorriaga) he vuelto a pensar, en voz baja (ya subiré el volumen), que en las direcciones de los partidos deberían estar personas que tuvieran la capacidad de opinar con cierto criterio, hacer propuestas de futuro, cambiar las cosas que están mal y trabajar en equipo para ser vanguardia; no de pasar factura cuando interesa por una cuenta que es un poco de todos. Eso pasa por hacer los congresos como se hacen. Mirando los votos que trae cada uno. Poniendo encima de la mesa el número de delegados de la agrupación del dirigente local de turno, en lugar del talento de los compañeros y compañeras, que lo hay y mucho. Tanto que la mecánica ya duele (y huele).

Para mañana se nos anuncia otra ilustre comparecencia ante los medios (aquí también está la cosa planificada). Me gustaría avisar a los estrategas de la cosa que hay algunos mensajes que, aunque puedan compartirse, pierden toda su legitimidad en boca de personas que ya tenían nombre y apellidos cuando los dinosaurinos estaban en pleno esplendor sobre la tierra. ¿Qué pensará la gente ante este permanente revival? Me imagino que lo de coger el periódico de hoy y que siga pareciendo el de hace veinte años tiene que confundir un poco. Es hora de que otros nombres y otros apellidos empiecen a sonar algo más (mucho más). Porque, en caso contrario, si que nos espera la melancolía, y eterna.