La lluvia es de los dos

1 11 2009

Sí, la playa es de los dos, y ahora la lluvia también es de los dos. Siempre hago lo mismo: llego a casa y repaso todo lo que hemos hecho en las últimas horas; y sonrío, y no sonrío, y sonrío, y no sonrío, y sonrío… Busco en Youtube alguna canción que no me hable de ti (me basta con que lo hagan todos los gatos del vecindario), y cuando la encuentro no consigo posar el puntero sobre el triángulo del play, así que vuelvo a escuchar a Francisco Nixon cruzando la calle, y me entran ganas de escribir y escribo.

Antes, mientras disfrutaba del último tarro de Nocilla, he pensado que debería dedicarme a lo que me gusta: pasear, ir de aquí a allá, mirar al horizonte, descubrir alguna playa escondida, leer en todos los rincones, escribir cuando tengo ganas… y no he encontrado ningún motivo razonable que me impida hacerlo, más allá de tener que pagar una mierda de hipoteca. Leí en Babelia unas palabras de Antonio Tabucchi en las que aseguraba que su patria es portátil, porque no tiene más equipaje que su lengua: el italiano, el idioma en el que piensa, escribe y sueña.

En el autobús, a la altura de Solares, me he fijado en dos mujeres que iban andando en dirección a un edificio de ladrillo cara vista en el que había dos bajos comerciales con el letrero de color verde: uno era una tienda de frutas y verduras, y otro la sede local del PRC. Las seguí con la mirada, parecían felices, y pedí en silencio al conductor que fuera más despacio para saber dónde iban. Justo al pasar delante de la señal de fin de población pude comprobar que las dos mujeres que parecían felices entraron en la frutería, y entonces pensé que no todo estaba perdido.





Narcisismo político

4 08 2008

Míralos, como reptiles,
al acecho de la presa,
negociando en cada mesa
maquillajes de ocasión;
siguen todos los raíles
que conduzcan a la cumbre,
locos por que nos deslumbre
su parásita ambición.

La belleza, Luis Eduardo Aute.

Reconozco que no me ha sorprendido la entrevista conjunta de Marcano y De la Serna en RNE, recogida ayer por Europa Press, y que aparece hoy como primera noticia política en los diferentes diarios regionales. Tampoco el contenido de la misma, ni el tono, ni los mensajes que los dos líderes del narcisismo político en Cantabria han querido trasladar al ámbito de sus partidos (sobre todo), y a la sociedad. Hablan de excelente relación, intensa colaboración y otras palabras tan largas como vacías (en sus bocas), y yo, mientras tanto, trato de encontrar algo que haya aportado a la ciudad su maravillosa amistad y no lo encuentro, más allá de medio centenar de fotos en otras medio centenar de poses diferentes, que lo de mirar a la cámara y poner gesto de interesantes hay que reconocer que se les da estupendamente.

Está claro lo que pretenden, además de seguir cultivando su narcisismo y el gusto por aparecer sonriendo (sin motivo aparente) en los medios de comunicación. De la Serna sabe que necesita acercarse al PRC para tener éxito en sus aspiraciones (tan ilimitadas como su ego), y con Mediavilla lo tiene complicado porque compiten por el mismo espacio electoral. Por su parte, Marcano es consciente de que su buena relación con el futuro líder del PP será un punto a su favor en el momento de resolver la necesaria sucesión de Revilla. Mientras tanto, fotos, sonrisas, jabón, mucha infografía y poca chicha.

Excusatio non petita… A pesar de sus apresuradas y ensayadas aclaraciones, demuestran muy poca lealtad a sus partidos con su actitud de rollito veraniego. De la Serna deja en un lugar penoso a Nacho Diego, siempre empeñado en demonizar todo lo que no huela a pepero, aunque últimamente le haya dado por ofrecer diferentes pactos (tengo que advertir, en este punto, que el resposicionamiento sirve para el marketing comercial; pero en comunicación política no ha tenido éxito nunca, vamos, que aunque la mona se vista de seda…), y Marcano da un paso adelante en una carrera (la de la sucesión del prohombre regional) en la que tiene como competidores a Mediavilla, Mazón (a la chita callando), De la Sierra, la alcaldesa de Comillas (otra experta en la venta de logros ajenos) y Aurora (la poderosa e influyente madrina de la Fragata Cantabria).

Marcano y De la Serna, De la Serna y Marcano, los dos mejores ejemplos de narcisismo político, amenazan con nuevos capítulos de su maravillosa historia de amor y desenfreno político. Como si no tuviéramos ya ración de cutrez, como si nos hiciera falta incrementar la nómina de engolados, como si no estuviera a punto de reventar el depósito regional de pan y circo. No necesitamos más Marcano, ni más Marcanos. Soy de los que opinan (cada vez somos más) que hasta que la política cultural (?) deje de estar en sus manos no habrá un cambio de verdad en esta región (para que ese cambio sea de verdad y para siempre, hacen falta otras muchas cosas; pero no tengo el cuerpo esta mañana para flagelarme). No necesitamos más De la Serna, ni más De la Sernas. Soy de los que opinan (cada vez somos más) que, detrás de esa sonrisa medida de labios torcidos sobre sí mismos, ensayada hasta la extenuación ante el espejo, detrás de esa pretendida juventud disfrazada de Confecciones Mundi, hay un tipo de político (?) de los que no necesitamos ya más en esta tierra. No me quiero imaginar Cantabria con De la Serna de Presidente y Marcano de Vicepresidente. Por si acaso, voy preparando la mochila del exilio.





Un poco de estopa

26 06 2008

Hay días en que a uno se le quitan las ganas de casi todo según echa un vistazo a la prensa regional. Y hoy es uno de ellos. Confieso que me ha impresionado esa foto del consejero acultural, en Madrid, con lo más granado de la vanguardia creativa de nuestro país: Pedro Ruiz, Emma Ozores, Sancho Gracia, Paloma O´shea, Mónica Hoyos, Paco Valladares… Si quería echar por tierra la programación cultural de la región para esta verano lo ha conseguido. No había mucho que defender, la verdad, pero podía disimular un poco, y habernos dado gato por liebre. Pero, ¿para qué disimular? Supongo que hace tiempo que le importan un bledo demasiadas cosas.

Sigo indagando y leo que la Consejería de Economía y Hacienda va a firmar un convenio con la Fundación Comercio Cantabria para que ésta se encargue, durante los próximos tres años, del proyecto Gestiona —según sus promotores, una herramienta supermegarinnovadoradelamuerte que enseña a los jóvenes universitarios para qué sirve el presupuesto del Gobierno regional; quizá deberían aprenderlo aquéllos—, por la pequeña cantidad de dos millones setecientos mil euros. Debo reconocer que se han superado. Pensé que lo del proyecto Gestiona no daba ya más de sí; pero me equivoqué. No hay límites. Me molestan profundamente este tipo de cosas. Llueve sobre mojado, cuando debería salir el sol.

Miro por el retrovisor y recuerdo de qué manera tan precipitada y urgente ha convocado Nacho Diego el Congreso regional del Partido Popular. Un día empezaron a hablar del proceso, y al siguiente tenían ya la fecha decidida y hasta la marca del agua que iban a poner en las mesas. Y heme aquí que, leyendo en tierras gaditanas la información de El País sobre el Congreso nacional, encontré la respuesta: Resulta que todos los congresos regionales y provinciales que estuvieran sin convocar en el momento de celebrarse el nacional, tienen que introducir la novedad de la elección del Presidente por medio del voto directo y secreto de todos y cada uno de los militantes. Resumiendo, que a Nacho Diego le entró la cagalera del siglo, y pensó que eso de que voten todos los militantes era demasiada prueba para tan poco fuste político. Tranquilo hombre, que Narciso no tiene prisa. Por mí, que Diego siga muchos años. Hay que cuidarle.

Termino en Torrelavega. Allí, la precandidata a la secretaría general del PSOE de Cantabria que cuenta con el respaldo de El Mundo no termina de predicar con el ejemplo. Y no me refiero a que diga que hay que continuar con el pacto y ella se lo pase por el forro. Tampoco a que, a la vez que dice defender un mayor contacto con la sociedad, le dé repelús hablar con los vecinos de su ciudad, o con los sindicatos. No; pensaba en eso que dice (y que yo comparto) de que hay que mejorar la comunicación del partido. Al ver su foto, no parece que lo tenga demasiado claro. A la derecha de la instantánea se puede ver una enorme pantalla con un Power point en el que aparecen unas imágenes que evocan algo antiguo, y un eslogan digno del año del mundial de naranjito: Una legislatura para seguir construyendo futuro. Es todo menos claro, sencillo, breve, directo y potencialmente repetible por la gente. Por no hablar de que los gerundios están prohibidos en publicidad. En fin, que si esos son los cambios en la comunicación de los que se habla, virgencita que me quede como estoy.

¿Y ésto a quién le importa? Por la noche hay fútbol y se nos quitan todas las penas. Apuesto por un 3-1 a favor de España, y el domingo a disfrutar de la gran final. Será el momento de poner a prueba la identidad nacional (que palabras tan bonitas) de mi hermana Raquel, que lleva cinco años viviendo en Deutschland, y que es más alemana que la mitad de los jugadores de la selección tricampeona de Europa. Así que, pase lo que pase, alguien va a ser feliz el domingo. Y eso es lo más importante.