10 motivos para perder unas elecciones

28 09 2009

El SPD ha sido el gran perdedor de las Elecciones Federales celebradas en Alemania. No soy un experto en la política de ese país, pero más allá de las singularidades propias de cada territorio, hay algunas cosas que son comunes a todos, y creo que puedo enumerar al menos diez motivos que explican el mal resultado obtenido por los socialdemócratas alemanes:

1.- En un gobierno de coalición el rédito electoral lo obtiene el partido que ostenta la Presidencia (salvo muy contadas excepciones).

2.- Un gobierno de coalición entre dos grandes partidos enfrentados ideológicamente les debilita por los extremos y fortalece a los partidos pequeños. El SPD ha fracasado, pero no olvidemos que la CDU/CSU ha tenido uno de los peores resultados de su historia.

3.- No hay peor escenario electoral que ser un candidato incumbent y challenger al mismo tiempo. Alguien que está gobernando no puede presentarse como el cambio, y el ‘efecto presidente’ te impide rentabilizar la gestión.

4.- El candidato del SPD ha confiado más en el programa que en los valores. La gente no vota sólo por el interés personal o de manera racional, sino que lo hace sobre todo por otras motivaciones más emocionales, de identidad, de valores, de su experiencia personal…

5.- El candidato del SPD ha renunciado, en favor del centro derecha, a algunos iconos colectivos que son importantes para los alemanes.

6.- Merkel ha hecho la política socialdemócrata que necesitaba Alemania en estos tiempos de crisis, dejando sin espacio al SPD, que ha perdido votos por la izquierda.

7.- La lealtad del SPD al acuerdo de coalición con la CDU/CSU le ha impedido desarrollar un proyecto propio, bien definido, con el que pudieran identificarse sus potenciales votantes.

8.- Por mucho que pretendamos negarlo, la socialdemocracia europea está en crisis (sólo gobierna en España, Portugal y Grecia). No están en crisis sus valores, que son los mayoritarios en la sociedad, tampoco sus políticas, puestas en práctica por todos los gobiernos (tanto de derechas como de izquierdas), están en crisis sus palabras. La socialdemocracia europea está perdiendo la batalla de las palabras en favor de los partidos conservadores, y perder la batalla de las palabras es la antesala de la derrota en las urnas. El SPD no es una excepción a este panorama general, y no ha sabido enmarcar de manera adecuada su propuesta, perdiendo la iniciativa en favor de la CDU/CSU y de La Izquierda y Los Verdes.

9.- Uno de los grandes errores estratégicos de los partidos de izquierda es girar a la derecha, en determinadas ocasiones, con el objetivo de obtener el apoyo de los votantes de centro. Girando a la derecha se refuerzan los valores conservadores y se pierde espacio por la izquierda (al alejarse de la base principal de votantes).

10.- No comparto la opinión de que el éxito de Ángela Merkel es el de una dirigente que no hace del ejercicio del poder una exhibición permanente (al estilo de otros líderes europeos). Lo hace pero a su manera. La cultura política (que es una de las variables explicativas del voto) alemana no aceptaría un liderazgo estilo Sarkozy o Berlusconi.

Anuncios




Un curioso experimento

17 09 2009

Quien me conoce un poco sabe que soy un frikie de la Comunicación Política. Lo soy desde hace tiempo (devoro todo lo que llega a mis manos: vídeos, libros, artículos, discursos…), pero la enfermedad ha ido a más desde hace un año, cuando empecé el Máster de Comunicación Política y Electoral de la UAB. Quizá necesitaba un poco de organización y disciplina en mi aprendizaje y el Máster me lo ha dado. En las oportunidades (pocas, por ahora) que he tenido de poner en práctica lo que sé, no ha ido del todo mal, así que estoy más que convencido de que ese, y no otro, debe ser mi espacio a nivel profesional.

Hace unos días, Miguel Rubio, Community Manager (responsabilidad interesante y novedosa, de la que vamos a oír hablar bastante en los próximos tiempos) de MAS Consulting, una de las consultoras de Comunicación Política más prestigiosas de este país, me lanzaba el reto de analizar los spots de los partidos políticos alemanes para las Elecciones Federales del 27 de septiembre, que yo acepté encantado y agradeciéndole su interés y amabilidad.

Lo curioso del experimento es que yo, a pesar de tener una hermana que es Filóloga alemana y vive desde hace más de un lustro en ese gran país, no conozco más allá de veinte palabras sueltas del idioma de Goethe, por lo que se trataba de aislar un elemento del spot (el habla, el texto, el mensaje escrito y hablado, en definitiva) y ver qué nos decían, que nos transmitían, cada uno de los partidos en sus spots.

El resultado está en el interesante blog de MAS Consulting y os lo enlazo aquí por si queréis echar un vistazo, y de paso participar también en el experimento. Lo que hemos hecho no es muy distinto de algo muy común en política: muchas veces los ciudadanos ven a nuestros responsables políticos pero no les escuchan (no me refiero a que no les interese, que también, sino por ejemplo a una televisión con el sonido apagado en un bar), y las sensaciones (positivas o negativas) las obtienen sólo de las imágenes, de la comunicación no verbal, etc… Por eso, entre otras cosas, es tan importante no salir con cara de enfado en una rueda de prensa (en la que no hay motivos para el enfado, claro), pero esa es otra historia mucho más larga…