Chigrinsky my love

1 06 2010

CEMENTERIO DEL ESTE

―Viendo ahí, tan frío, a mi Paco muerto, tengo más claro que nunca que lo mejor del amor son las reconciliaciones.

Vicente Luis Mora, en Circular 07 Las afueras

Desesperar. Morir. Desesperar. Morir de espera. Desesperar. Pasar. Aborrecer.

No tener miedo a los gusanos. Esa es la diferencia entre un muerto razonable y otro que no lo es. He visto colas de muertos en el supermercado de la esquina ―un Lupa― en busca del antigusanos eléctrico. Fácil de usar. Se conecta a un enchufe y esos asquerosos bichos son historia. Han colocado un punto de electricidad en la zona de los nichos. Es su única ventaja con respecto a las tumbas. Los panteones familiares, como es lógico, no sufren la plaga. Su solemnidad está a salvo de pequeñas criaturas descomponedoras de carne humana. Además, hay dos mil cadáveres embalsamados en perfecta conservación gracias a la técnica Lenin. El enterrador municipal, Chigrinsky, la aprendió en su destierro siberiano. Le recomendaron el traslado al Marco Incomparable porque la sal cura las heridas. Nunca sabrá que no funciona con las revolucionarias. Hay miedo al comunismo en la zona este del cementerio. Allí, los apellidos ilustres defienden con su vida la bandera rojigualda. Sus direcciones de correo electrónico, con el límite de almacenamiento superado hace tiempo, han devuelto todos los argumentarios enviados por la FAES: desastre.

Chigrinsky se ha adaptado a la vida en el Marco Incomparable. Es feliz. No le falta de nada: muertos, vino peleón y putas senegalesas de dos euros la mamada. En la última carta que escribió a su casa les contaba a sus padres, ya muy mayores, que renunciaba a la revolución, porque la revolución es un asunto de vivos. Nadie en su pueblo supo descifrar el mensaje, tampoco importó, siguieron sufriendo el frío y mirando al horizonte con gesto serio. En la carta les ocultó lo más importante: está enamorado. Sus padres nunca lo sabrán porque murieron, a los pocos días, en una escaramuza entre las tropas soviéticas y un grupo de extrema izquierda, autodenominado Guevara Soviet, muy activo en el entorno de Vladivostok.

Volvamos al amor y dejemos los muertos, que los muertos sólo interesan a las funerarias y a los vendedores de seguros de vida. Volvamos al enamoramiento de Chigrinsky. Fue repentino. Un shock. Cupido hardcore. Ahora sufre, porque lo único que puede hacer es pajearse hasta el desmayo pensando en ella. Lo hace en el cementerio, porque allí es dónde la vio por primera vez, y donde sueña con poseerla algún día, en un hueco propicio para el sexo que hay en el panteón de la Familia Botín. A estas alturas, todo el mundo sabe ya quién es ella, porque la noticia ha corrido como la pólvora por todos los perfiles de Facebook del Marco Incomparable, especialmente por los de los miembros y miembras (narración típica socialdemócrata) de la Corporación. Ella es la concejala de Cementerios, su jefa: Dolores de la Serna. Conocida por ir siempre a la última moda y dejarse ver en los saraos más cool, llegando a ser, recientemente, la estrella invitada de la inauguración de la nueva tienda de Percha en el Paseo Pereda. Dolores de la Serna. Chigrinsky escucha ese nombre y pierde hasta su carné de enterrador. Chigrinsky ya ha planeado la manera en que consumará el esperado acto amororoso (sexual, básicamente) con la ilustrísima concejala y primera teniente de alcalde. Será muy prudente, porque no quiere estropearlo todo. Debe esperar, así que es sólo cuestión de tiempo, paciencia, autocontrol y muchas pajas.

Chigrinsky guarda en el bolsillo derecho de su pantalón de faena el recorte de El Diario Montañés en el que se informa sobre el programa de visitas al cementerio organizado por el Ayuntamiento. Ni se detiene a pensar si eso le parecerá bien a los muertos. No le importa. Sólo sabe que ella vendrá muy pronto. Duda un instante si estará cumpliendo el código deontológico del Colegio de Enterradores, pero sólo es un instante, un instante absurdo, cree Chigrinsky, porque enseguida saca el recorte de prensa de su bolsillo y la ve a ella y se le olvida todo, y tiene una erección de caballo, y sabe que no puede seguir así mucho tiempo. A primera hora de esta mañana han llegado doce nuevos cadáveres, y Chigrinsky ha pensando en el día en que Dolores de la Serna, loca por sus fríos huesos, le ayude a poner en marcha su propia funeraria, y acabe con el monopolio de Nereo Hnos. Chigrinsky ha pensando en el día en que el libre mercado y el tráfico de influencias lleguen al negocio de los muertos. Chigrinsky ha pensado tanto en ese día que ha terminado creyendo que quizá sólo quiera a Dolores de la Serna por el interés, pero ha vuelto a mirar la foto del periódico y su picha le ha dicho con un gesto muy característico que está equivocado.

Narración en riguroso directo: Suena el teléfono en el cuartucho maloliente que sirve de oficina a Chigrinsky ―hace una semana, debido a los últimos recortes por la crisis económica, el Ayuntamiento despidió a la administrativa, al jefe del negociado de incineraciones y al responsable de prensa, y nuestro enterrador se quedó al frente del cementerio―, responde con un diga interrumpido por un ataque de tos, piensa que debe dejar de fumar y mientras lo hace no presta atención a las palabras que vienen del otro lado de la línea telefónica, hasta que una de ellas le revuelve el estómago, le cambia la vida: Es el jefe de protocolo del Ayuntamiento que le anuncia la suspensión del programa de visitas al cementerio por ajustes presupuestarios, y entonces Chigrinsky le insulta como nunca había insultado a nadie y de paso insulta también al Alcalde y a la madre del Alcalde, Chigrinsky pierde la cabeza y el control sobre sí mismo y sabe que va a hacer una locura, el jefe de protocolo ya ha colgado, pero él sigue gritando y ahora lo hace aún más fuerte y en ruso, por lo que un narrador castellanoparlante como yo se ve imposibilitado para reproducir lo que dice, así que decido que vuelva a la lengua de Cervantes y entonces, ya abatido, se le escucha pronunciar el nombre de Dolores de la Serna diez o doce veces seguidas hasta que su voz termina apagándose igual que un día se apagaron sus deseos de revolución. Chigrinsky sabe que ha perdido su gran oportunidad en la vida, y decide que esta noche ahogará sus penas en vino peleón y putas senegalesas de dos euros la mamada. Antes, echa una buena meada en el hueco propicio para el sexo que hay en el panteón de la Familia Botín.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

1 06 2010
letrasdeagua

Chigrinsky tiene una agitada [con toda la segunda intención] actividad en esta Urbanización La Última Morada.

Eres una inagotable fuente de información. Google arde. Y siempre logras hacerme sonreir ¿Iñigo Cospedal acaso?

“Hay una carta en mi archivo de correspondencia de la que no puedo deducir el destinatario / en la que me desnudo como un niño / y escribo cosas que jamás he dicho … ” Vicente Luis Mora.
The Children’s Book of American Birds. Nº 6

Sigo anotando lecturas. Sé bueno. Saludo.

1 06 2010
Raúl Gil

Casi, casi, me valdría esa, pero es más transversal.

La literatura es universal, pero los habitantes del Marco Incomparable tienen más datos (se echan en falta las interminables notas al pie de tu paisano).

Vicente Luis Mora es de otra galaxia!!

Saludos!!

1 06 2010
micromios

Los hay que nacen estrellados. Pobre Chigry, sus aspiraciones eran demasiado altas, nada menos que en el panteón de los Botín. Espero que al menos haya aprendido que con algunos muertos mejor no meterse.
Siempre le quedará la copa, si primero apostata de su republicanimo.
Delirante relato 😆
Salut

1 06 2010
Raúl Gil

Creo que, con su meada final, venga un poco a toda la humanidad.

Es un héroe!!!

Salut!

2 06 2010
mariasane

Mmmmm… Como siempre, y a pesar de las barbaridades que destilan tus neuronas agitadas, tu prosa resulta deliciosa¡ En unos años seré capaz de masticarla, como hago con las letras de Gabo¡ El libro te lo regalo yo, que ya sabes que te lo mereces. Un besazo¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: