No sé cómo te atreves

22 02 2010

Se ha cancelado por falta de inscripciones suficientes el curso de novela corta en el que me había apuntado y ya me he gastado en libros parte del dinero que me van a devolver de la fallida matrícula, aún así, no he conseguido olvidarme de lo que escribí hace unos días: El miércoles empiezo el curso de novela corta en la Escuela de Escritores y espero que resulte bien, porque tengo las expectativas a punto de conquistar un siete mil. No quiero hacer otra cosa que escribir, ¿es tan difícil de entender? ¿Es tan difícil? Lo releo y me doy cuenta de lo patético que soy, ¿cómo puedo volcar sobre algo tan insignificante una buena parte de mis pensamientos y mis esperanzas?, ¿quién me ha engañado de esa forma? No termina ahí mi desesperación, porque repasando mis notas he comprobado con pavor que no sólo había planificado mi vida, mi vida literaria, quiero decir, ¿es que hay otra vida?, en torno a los cuatro meses que se suponía iba a durar el magisterio por el cuál yo iba a convertirme en un escritor con todas las armas literarias a mi disposición, ¡qué iluso!, y decía que no termina ahí mi desesperación, y en este otro texto queda bien claro: Si estando aquí no escribo es que no me lo merezco. Si estando aquí no escribo es que debo pensar en otras cosas. Si estando aquí no escribo es que hace tiempo que ya no escribía. Si estando aquí no escribo es que la decepción se ha instalado en mi tubo de pasta de dientes. Si estando aquí no escribo es que aún no me he acostumbrado al frío. Si estando aquí no escribo es que no escribo estando aquí. En fin, ¡ridículo!, ahora resulta que estar en un sitio u otro es motivo de fertilidad literaria o la razón de ser un buen o mal escritor. Yo seré un mal escritor en mi estudio, en la casa donde primero vivió Góngora y luego Quevedo, que la compró sólo para echar por el balcón los muebles de su enemigo, en el piso de Blanes en el que Roberto Bolaño esperó la muerte de la única manera que se puede esperar, y lo seré también en el infierno de Dante. Me da vergüenza ser tan ingenuo, tan peliculero, tan literario en el mal sentido de la palabra, tan tonto, me da vergüenza y pena, y lo peor es que no termino de darme cuenta de que no hay otro modo de escribir que escribiendo, escribiendo todo el rato, sin parar, y no necesito leer los ensayos de Ricardo Piglia para saber que si un buen día empecé a escribir, si ese día me acompañé de dos o tres cervezas, si ese mismo día puse una canción, una al azar o una elegida con cierto criterio, ¿qué más da?, si ese día del que ahora hablo cientos de palabras se me antojaban vivas y yo creí estar haciendo magia, si aquel día encontré la paz, ¿por qué hacer otra cosa?, ¿por qué no terminar con las existencias de cerveza de mi pequeño frigorífico?, ¿por qué no decirle a J y a A como aquel feliz día le dije a N y a E: cantad, por favor? Y lo he hecho y me he salvado y me encuentro bien y me mareo un poco, pero eso forma parte del vértigo y escribir sin vértigo es como dar un golpe de estado sin tanques en la calle, y ahora sólo escucho esa canción y lo hago sin distraerme, tecleando sin pararme a pensar, porque si me paro, si lo pienso, ya no sería eso lo que busco y tendría que borrarlo y decir que no cuando el procesador de textos me pregunte si deseo guardar los cambios, ¡claro que quiero guardar los cambios!, y ahora no tengo nada que reprocharme a mí mismo, y escribo mientras escucho como A le dice a J que no sabe como puede atreverse a venir a decirle que la quiere, cuando ella le ha suplicado muchas veces y jamás le hizo caso, y A tampoco sabe como J puede atreverse a venir a pedirle que le acepte cuando él no ha aceptado ni una sola de las cosas que le dice, y J entonces vuelve al principio y dice que él sabe que se parecen, y que ahora parece que ella y él son igual, y añade que aunque sabe que no se lo merece ha venido a pedirle otra oportunidad, y ella le insiste: no sé cómo te atreves, y sin querer inmiscuirme demasiado yo digo que A tiene toda la razón que cabe en una canción.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

22 02 2010
Camaché

Se ha sentido un halo de agresividad circundando cada palabra. Muy bien logrado, no tengo idea de qué vaya esto que escribes. Porque no lo entendí, pero me temo que si lo sentí.
Saludos.

23 02 2010
micromios

Un curso de novela corta clausurado por falta de miembros, da que pensar. Igual es que la novela corta no interesa, lo que la gente quiere es escribir un novelón de mil quienientas hojas que ganará un gran premio que leerá todo el mundo y el autor dará cursos de como los cursos de novela corta no interesan. Esto o que la gente no quiere consejos porque es ya un buen escritor en su casa, en el bar, en el blog y no quiere que algún aficionadillo le modifique el estilo. Suerte que te devolvieron el dinero y pudiste gastarlo en comprar libros de autores que si pudieron escribir su novela, aunque no hicieran un curso de novela corta. O sí y por esto publicaron.
Salut

23 02 2010
letrasdeagua

Llevo días leyendo en silencio a Raúl sin entender bien de qué escribe pero totalmente enganchada a lo que escribe.

Camaché: Discrepo. No he sentido ninguna agresividad en sus palabras en este tiempo, más bien al contrario, creo que escribe con una sensibilidad muy especial a pesar de su humor un poco ¿ácido? como dejé ayer en mi comentario a su micro del gimnasio. Coincido. He sentido, como tú, aunque probablemente cosas distintas. Esa es la magia de todo esto.

Micromios: La gente queremos un poco de todo. Interesan todas las medidas desde el micro más micro hasta el macro más macro. Interesan sensibilidad e inteligencia. Interesa además el humor. Hace un par de vidas que no te leo pero me pareciste premiado de sobras. Qué tal ¿intercambio de opiniones? mejor que consejos. Publicar es bien complicado pero ya me he imaginado comprando tu libro. Mientras tanto, además de cursos quien tenga interés o medios ¿qué mejor que pasarla bien escribiendo o leyendo?

Raúl: En este momento no puedo pero leeré con atención de nuevo tu relato. Confieso públicamente sin rubor que te sigo con atención porque aunque tampoco tenga nada claro sobre lo que escribres es cierto que tus líneas se sienten.

Un abrazo

23 02 2010
Carlos

Pues sin sentirme para nada con mayor capacidad que nadie,yo sí entendí lo que dice Raúl,porque en el fondo me ocurre algo parecido.Lo entiendo porque lo que mi comprensión no llega a abarcar es precisamente lo mismo que a él,el motivo de porqué me pongo yo también a malgastar mis horas en algo que no sé si servirá de algo,si valdrá para algo.
Lo que sí sé,porque también lo siento,es que si no lo hiciera sería menos yo,pero vuelven rápidamente las dudas a su estado de emergencia,ya que tampoco tengo claro si ser menos yo sería algo negativo.
Y por supuesto,yo también coincido con el resto en que también siento tus palabras.
Porque en el fondo se trata de sentir.De respirar.De leer.De vivir.Es decir,de escribir.Yo creo.
O a lo mejor no.
Gracias por estas cosas,Raúl.
Saludos

23 02 2010
letrasdeagua

he estado leyendo hacia atrás como un cangrejo hasta noviembre 09 o hasta que he decidido que además de ser muy tarde igual resulta mejor dosificarte

no se si eres Chirbes o Cercas o Bolaño o quién eres pero desde luego acabas de ahorrar una buena suma gracias a la falta de inscripciones en un curso de novela corta o larga que no parece necesario porque sabes que serías buen escritor en tu estudio, en la casa de Góngora-Quevedo, en la Blanes de Bolaño ¿que os ha dado a todos con la muerte? o hasta en el infierno de Dante aunque no me gusten los infiernos

mientras compruebo que hago bien en no atreverme a postear en mi blog nada que se aleje demasiado de mafalda dosifico los víveres confiando en ahorrar lo suficiente para comprar, ya son dos, futuros libros

gracias, Javier C o Rafael Ch o Roberto B o Raúl G

23 02 2010
Raúl Gil

Hola gente!!!

Le comentaba esta tarde a una amiga que, en los últimos tiempos, el blog está cambiando de clientela y me explico: Este espacio sigue teniendo su público fiel (espero no perderlo nunca), aunque ha habido algunas fugas que buscaban más leña al fuego y ya no la encuentran, y por otra parte se ha ido incorporando mucha más gente con ganas de leer, de diseccionar los textos y de comentar lo que les parecen. Yo acuso recibo interesado de todo lo que aquí se plantea y pienso sobre ello, aunque me cueste mucho dar mi opinión; simplemente escribo.

Al final el blog no es más que un reflejo de mi propia vida, que está ahora mucho más dedicada a la literatura que cuando este pequeño espacio en la red vio la luz.

Quería deciros que aprecio mucho vuestros comentarios, y espero que sigáis pasando por aquí. Últimamente escribo más que nunca, y me gustaría mantener esta trabajada fertilidad por un tiempo o toda la vida.

He enlazado vuestros blogs, espero que os parezca bien.

Gracias otra vez!

Besos y abrazos!!

3 04 2010
nesty28

Hola Raúl.
Yo ya me sumé a ese público que te sigue y cada vez que puedo me receto alguna de tus publicaciones.
Esto de escribir puede parecer muchas veces un oficio inútil, pero es un oficio noble que no te pide más que imaginación, tiempo y un ordenador o, en su defecto papel y lápiz.
Yo me compré mi primer ordenador creyendo que así tendría en mis manos la herramienta que necesitaba para escribir mi gran novela. ¡Ja! Ilusa de mi, vine a descubrir luego que el ordenador interfiere con mi frecuencia literaria (léase , me bloquea), así que mi método sigue siendo cuartilla y lápiz.
Al parecer, mi musa prefiere el sonido del bolígrafo rasgando el papel al tecleo del ordenador.
Me parece a mí que este consejo no lo necesitas y menos de una novata como yo, pero te lo daré igual:Escribe Raúl. Escribe como si en ello se te fuera la vida.
La literatura es un camino sin retorno, aunque creo que eso hace mucho que lo descubriste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: