Imágenes de gimnasio (podría ser el tuyo)

17 02 2010

Penes mal circuncidados, pitilines minúsculos y enormes pollas: éste es el paisaje que tengo la suerte de contemplar en el gimnasio al que voy tres días a la semana. Es terrorífico, pero aún hay cosas peores: las viejas que nadan de espaldas y parece que se están ahogando; el socorrista tonto adicto a los sudokus; los señores lisiados: el que tiene un lado del cuerpo paralizado, el ciego, el que anda a saltitos y el que siempre habla del sueldo de los políticos; el entrenador personal de la buenorra de la gerente, y en relación a este tío hay dos momentos que me molestan especialmente: cuando él hace primero el ejercicio como diciéndole así se hace, nena, y cuando me quedo atontado mirando a la buenorra de la gerente mientras abre y cierra las piernas de esa manera en que sólo ella sabe abrir y cerrar las piernas y entonces él me descubre y pone esa típica cara que pone alguien cuando quiere decirte que sabe que estás salido y que no tienes remedio y que le das pena o asco o algo parecido…; la gafitas de la recepción; el hombre que se afeita en pelotas (hay momentos en los que un calzoncillo aporta grandes dosis de dignidad y alguien debería decírselo) y deja sus pelos de recuerdo en el lavabo, sólo hay dos lavabos y un día coincidieron dos hombres desnudos afeitándose (el de siempre y otro que se unió a la fiesta) y yo quería lavarme las manos y beber un poco de agua del grifo y sufrí para pedirles por favor que me dejaran; el pequeño aprendiz de fascista con cinturón de contención que no le impide, sin embargo, gemir de manera asquerosa al levantar pesos que sería capaz de levantar hasta alguna de las viejas que nadan de espaldas y parece que se están ahogando; la máquina que todavía no he aprendido a utilizar y a la que culpo, por tanto, de la evidente deformación del sartorio de mi pierna izquierda que, por si no lo sabéis, es nuestro músculo más largo y fusiforme (longitudinalmente hablando, claro); los carteles que anuncian la fiesta de carnaval del spinning para este jueves; la casilla Para hacer amigos que aparece entre las posibles razones que han motivado tu inscripción en el gimnasio; las señoras que hablan a gritos (a su sordera hay que sumarle una razón lógica: el ruido que hace el agua al chocar) en la piscina de chorros y alteran la paz de los que nadan (los que naden sabrán a qué paz me refiero); el señor lisiado que se queja a la limpiadora, que entra constantemente en el vestuario masculino y ya debe conocer mi culo de memoria, del estado del suelo: que si hay un charco, que si es una vergüenza, que seguro que la gente no escurre así el bañador en el salón de su casa (¿quién escurriría el bañador en el salón de su casa?), que bla, bla, bla…, y no se cansa de obtener siempre la misma respuesta: coméntelo en recepción, y yo me río por dentro y pienso: sí, a la de gafitas que seguro que te lo resuelve.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

18 02 2010
micromios

No sé qué decir, soy más de grandes superficies en la que hay también mucho sudado, aunque eso si, decentemente vestidos.
Salut

21 02 2010
manu

Entonces….¿”pa” que vas a ese sitio?, sal de la sauna majo y trota ligero por la playa y no tendrias que sufrir tanto.

22 02 2010
letrasdeagua

Pues a mí me ha parecido ocurrente, me ha enganchado, igual porque no me gustan los gimnasios, aunque es un poco ¿ácido?. Tal vez un día me anime a escribir versión vestuario femenino. Seguro que aunque no sufras tanto en la playa tu relato de hora punta en el agosto mediterráneo no tiene desperdicio.
El final es perfecto. Gracias por hacerme sonreir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: