100.000

5 02 2010

Tecleo 100.000 en el buscador de Google y encuentro esto: 100.000 lámparas, 100.000 retinas, 100.000 cosas, 100.000 euros, 100.000 personas, 100.000 parados, 100.000 usuarios, 100.000 afectados… Sin noticias de los 100.000 caballitos de anís de Javier Corcobado dejo de buscar en Google y voy a lo importante: Adicto a las palabras llega hoy al número mágico de 100.000 visitas. ¿Pocas? ¿Muchas? No sé: 100.000 y punto (he añadido el y punto porque no tengo claro si después del 100.000 va mayúscula o minúscula, y así me evito problemas con el panhispánico de dudas de la RAE). Para celebrarlo y daros las gracias a todos los que seguís este rinconcito de palabras os regalo las dos primeras páginas de mi último relato-artefacto:

24 fotogramas

Fotograma 1: Sobre un suelo oscuro y pulido, en el que hay una capa de polvo que lo cubre casi todo, veo los pies de una mujer vestidos con unos zapatos de un tacón no demasiado alto y fino: el pie derecho adelantado y con una ligera orientación hacia su derecha; del pie izquierdo, oculto tras el derecho, sólo se aprecia la punta del zapato, que tiene un ligero brillo, como si lo acabasen de encerar a conciencia con betún del caro. Una luz que entra con timidez en la escena crea una sombra de los pies estilizada y ligera.

Fotograma 2: De nuevo dos pies, esta vez desnudos, lo que permite apreciar las uñas pintadas de rojo, que pertenecen al cuerpo de una mujer ―¿la misma mujer?― tumbada en una cama. En esta ocasión es el izquierdo el que se deja ver junto a parte de la pierna, casi hasta la rodilla, mientras que el derecho está entrando o saliendo de la imagen, como si ya no tuviera nada que hacer allí. Al fondo, una luz como de vela y un objeto morado que bien podría ser un sillón.

Fotograma 3: Un hombre de unos cuarenta años, con el pelo negro y recio, viste una camiseta blanca de manga larga; está sentado y observa algo detenidamente en una habitación decorada con detalles navideños: árbol con bolas de colores (aprecio el verde, azul, rojo, amarillo) y una estrella dorada justo en el sitio en el que se colocan las estrellas en los árboles navideños (hay cosas que son iguales en todos los sitios). Hay una lámpara de color crema que se encarga de iluminar un poco el espacio en el que sucede la escena. El hombre tiene la frente arrugada, como si estuviera pensando en algo importante, y la mano izquierda, oculta, está sosteniendo casi con seguridad el objeto, tal vez un libro, que motiva su gesto de concentración.

Fotograma 4: Una mujer con el pelo recogido y una blusa de color añil da la espalda a la cámara y se encuentra de cara con un hombre, que tiene un bigote muy bien recortado y el pelo negro untado en gomina, y que frunce el ceño como si se dispusiera a decirle algo a ella o a cogerla entre sus brazos, quizá vaya a cogerla entre sus brazos y luego decirle algo, mientras una luz, que no se sabe muy bien de dónde sale y mucho menos quién la puso ahí, ilumina la escena. Me gustaría que la mujer vestida con la blusa de color añil y el hombre con aspecto serio y circunspecto terminaran follando como animales, pero no sé qué va a ocurrir, pero no sé qué ha ocurrido.

Fotograma 5: En el techo hay una hilera de lámparas redondas y casi planas, que dan al pasillo una luz entre anaranjada y rosa, al fondo hay una puerta abierta que no deja ver más que oscuridad, y una mujer joven, o la sombra de una mujer joven, domina la parte derecha de la imagen: está apoyada contra la pared, mirándola de frente, como encarándose contra ella o como quien busca consuelo en un trozo de tabique hecho de ladrillo y cemento; se aprecia su nariz, pequeña y respingona, y su peinado a la última moda japonesa, que es como la última moda europea, pero con la diferencia de que en Japón hay que pagar al peluquero en yenes.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

5 02 2010
micromios

Felicidades por estas 100.000 y punto. Gracias por el regalo.
Salut

5 02 2010
Alicia

Me encanta el fotograma 1. Enhorabuena!

5 02 2010
eduard

Tienes un blog muy interesante e inteligente. En un principio pensé pronunciarme en algún relato, sin embargo la cantidad de textos leídos que me gustaron me originaron dudas para decantarme por ninguno en especial. Me hiciste perder media mañana a lo tonto.
Y entonces sólo me quedó felicitarte por el conjunto y la constancia en tu trabajo.

Un abrazo

5 02 2010
Raúl Gil

Gracias micromios y Alicia (habéis sumado unas cuantas de las 100.000)!!!

Eduard, benvingut, siento lo de la media mañana 🙂

Gracias por tus palabras y un abrazo!!

5 02 2010
gema

Felicidades XD

6 02 2010
Camaché

Felicidades. Soy nuevo en tu blog, al parecer llegué justo para la fiesta, jeje.
Saludos

6 02 2010
Raúl Gil

Gracias, Gema!!!

Y gracias y bienvenido, Camaché!!

Saludos!!!

9 02 2010
Escéptico

Enhorabuena. Ahora a caminar hacia las 200.000 que te permitan colocar otro .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: