The Catcher in the Rye

29 01 2010

En la estantería nueva que ha puesto mi madre en el cuarto del piano hay una edición de bolsillo (Alianza Editorial) de El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger. El volumen, traducido por Carmen Criado, es de color blanco, salvo el espacio reservado para el título y el nombre del autor en el que alguien ha pintado  unas líneas de arriba a abajo con un lápiz grueso de manera brusca y nerviosa, y lo compró mi hermana Raquel; lo sé porque su nombre aparece escrito con su letra en la parte superior derecha de la primera página, justo al lado del precio: 700. Seguramente fue una lectura obligatoria o recomendada en el instituto, porque he visto que usó de marcapáginas una hoja de una copistería de Laredo en la que había apuntado hacer cuatrocientas fotocopias a Sara Fiz, doscientas a Sara Maza y cientocincuenta a Dolores, que ha sido madre hace menos de un mes.

El profesor que se lo recomendó, quizá fuera el Sr. Spencer, no sabía lo que estaba haciendo. Al año siguiente Salamanca terminó de hacer el trabajo. Nada más llegar, quizá fruto de la desorientación o de la necesidad de huir o de ver algo diferente al gris paisaje social de Santoña, se integró en el grupo de teatro surrealista, y a los dos segundos (esto sí que es una licencia literaria) se enamoró locamente de su líder, un tal Ernesto, del que decían que era el único director de teatro surrealista que merecía la pena en el panorama de la vanguardia salmantina. De eso Salinger puede estar muy orgulloso, no tanto de que ahora, una vez muerto, sus herederos (que se pelearán por su amor como nunca lo habían hecho antes) verán sensiblemente mejorados sus ingresos por regalías literarias.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

29 01 2010
Raquel

Me has alegrado el día 🙂

29 01 2010
elmonoloco

creo que tengo esa misma edición… Raquel, hacías fotocopias a todas las amigas?

30 01 2010
Raquel

Jon, yo de eso no me acuerdo. Ya veré ese marcapáginas misterioso cuando vuelva por Santoña.

30 01 2010
Escéptico

Leo con agradado tu personal homenaje a Salinger.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: