Principio de superposición

1 09 2009

Suenan John Coltrane y Thelonius Monk mientras trato de dar forma a las notas pendientes. Me ayuda cubrir con literatura de la buena los espacios vacios que dejan las musas, y por eso  estoy releyendo Nocilla Dream y Nocilla Experience del escritor y físico gallego Agustín Fernández Mallo; me ha resultado curioso (por la sincronicidad) leer en EPS que muy pronto publicará Nocilla Lab, el tercer volumen de su Proyecto Nocilla.

Me gusta Fernández Mallo, y no porque sea de A Coruña, que también —porque quizá quiera subirme en el tranvía turístico que recorre el contorno de esa ciudad—, me gusta Fernández Mallo, no sólo porque sea de allí ni porque me encante la Plaza de María Pita, a pesar de que la última vez que la vi estaba ocupada por un enorme escenario en el que actuaban payasos y malabaristas —payaso y malabarista el antiguo morador de la plaza—, me gusta Agustín Fernández Mallo porque no tiene ningún problema en poner en un libro lo que le apetece, sin preocuparse por seguir lo establecido, la costumbre, lo típico, lo aprobado, lo que se ha venido haciendo desde siempre… vamos, que le da igual, y por lo que he leído no le importa lo que digan de él, y hace bien, en eso nos parecemos un poco; en nada más, porque él escribe de cojones y yo no sé muy bien qué cojones escribo.

Tengo ganas de que publique su nuevo libro, al parecer está narrado en primera persona —otra cosa en la que nos parecemos, ya van dos…—, y según cuenta es diferente a los dos anteriores. Si es diferente para mejor, bien, pero podría haber sido parecido porque me hubiera gustado: me encantan los otros dos libros, querría haberlos escrito yo, pero para eso tendría que haber nacido en A Coruña y ser físico.

Esta mañana, mientras tomaba el sol en una playa nudista invadida por hordas textiles, le he preguntado a una chica si conocía el Principio de superposición, y me ha respondido que sí: un sí rotundo, un sí orgulloso; y me ha explicado con detalle, y con un lenguaje técnico que me ha dificultado la comprensión, que se trata de un principio por el cual se establece que si un número de influencias independientes actúan sobre un sistema, la influencia resultante es la suma de las influencias individuales. Justo después me ha entrado hambre y me he ido de la playa buscando algo para comer.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

1 09 2009
ruth

Si leyeses público lo hubieses sabido hace 15 días… te hago un 2 en 1 y te pongo un link de su blog en donde viene dicha entrevista

http://www.alfaguara.santillana.es/blogs/elhombre/2/blog-post/370/entrevista-en-publico-hoy-sobre-nocilla-lab/

1 09 2009
yolanda

me encanta que vuelvas a escribir tanto… buscaré algo de este autor que tanto te gusta .

2 09 2009
Raúl Gil

Yolanda, tengo pendiente de contestar tu correo, pero es que estoy haciendo una selección de textos para enviarte a ver qué te parecen!!

2 09 2009
Escéptico

No conozco la obra Fernández Mallo. Quizá porque no formo parte de la Generación Nocilla y eso ha limitado mi curiosidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: