Gran Vía (Local disponible 91 556 69 90)

17 11 2008

 

Podría haberme comido medio sándwich y me sentiría mejor. Debía haberlo pensado antes. Creí que en el Starbucks sólo daban galletas y bizcochos, y me apetecía comer algo consistente —es pronto y luego si no paso hambre—, así que antes de sentarme aquí me pasé un rato por la cafetería/restaurante de ahí enfrente. Desde este sillón puedo ver Madrid. Una parte de Madrid, pero Madrid. También puedo ver —si giro mi cabeza a la derecha— a una chica que bebe zumo de naranja en un vaso de plástico (como todos los vasos del lugar). Las galletas escocesas me han sentado mal. Eran dos y tenía que haber comido sólo una, pero siempre es lo mismo: «No voy a dejar…» Un engaño como otro cualquiera. Un engaño con terribles consecuencias para mi estómago malherido.

 

Hay tal silencio aquí arriba que cualquier palabra se escucha como amplificada. Amplificada y molesta, porque con este silencio no es agradable oír ninguna palabra, ni siquiera un «hola» de la chica que bebe zumo de naranja. Estoy frente a Nebraska, así que si modulo la vista quizá pueda ubicar Lincoln. Si cada uno de los establecimientos que están al alcance de esta panorámica tuviera por nombre un estado de la Unión, elegiría California. Elegiría estar tumbado en alguna playa de California. Aquí dentro hace calor, pero no para ir en bañador como en California. La chica que bebía zumo de naranja se levanta para irse, y así puedo observar que lleva una ropa que le hace bastante justicia —aún más justicia le haría la ausencia de la misma.

 

Escucho voces femeninas dichas en un idioma que pretende ser castellano: «voy a hacer los fotos». Escucho voces masculinas en un idioma que me trae recuerdos de una película rusa que vi el otro día en VOS. Tengo que coger un metro a Moncloa y luego un autobús a Camino del Cerro del Águila. Parece fácil, pero otro día contaré que no lo fue tanto, porque hay sitios a los que sólo se puede llegar por el camino de la derecha y eso complica bastante las cosas. ¡Qué me lo digan a mí!

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

17 11 2008
Escéptico

Creo saber de qué Starbucks hablas. Es un buen lugar para tomar un café y dejar divagar la vista y un poco la imaginación. Es una carencia del Toni Barros: el café y la atención excelentes, pero el entorno bastante desolador.

17 11 2008
Raúl Gil

Sí, es lo que tiene la Gran Vía, que es una señora calle.

Toni Barros me alegra el barrio, pero es cierto que estaría mejor en la Casa de Piedra, mirando al mar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: