El laboratorio del cambio

23 10 2008

Me he emocionado leyendo el artículo de Antonio Caño, corresponsal en Washington de El País, titulado ‘El laboratorio del cambio’. Parecía que no iba a llegar nunca, pero ya queda menos de dos semanas para la gran cita. El seguimiento que está haciendo El País está siendo excepcional, y casi no he tenido que recurrir a otras fuentes (salvo algunos interesantes blogs) para estar al día de lo que está pasando en la crucial elección del 4 de noviembre. Ese día, según he escuchado antes en casa, la Cadena SER realizará un programa especial de más de doce horas que promete ser apasionante.

Pero decía que me he emocionado al leer el artículo de Antonio Caño. El periodista describe el ambiente en el cuartel general de la campaña de Obama, en el que dice se viven «momentos de excitación y caos.» Gráficamente, comenta que el local que sirve de laboratorio para el cambio político que se avecina en Estados Unidos, parece el dormitorio de un colegio mayor, porque es difícil circular sin tropezarse con algún cable, caja de golosinas, comida rápida, botellas de agua y tazas de café.

Antonio Caño destaca que «es difícil ver en el abarrotado horizonte un rostro que parezca mayor de los 30 años. Dice, también, que todos se emplean con la energía envidable de esa edad. Lo describe como «una fascinante concentración de entusiasmo juvenil, con su fuerza electrizante y toda su agotadora anarquía.» Maravilloso comentario, añado yo. El mérito de la campaña recae en dos David: David Plouffe, el director de campaña, y David Axelrod, el responsable de la estrategia de Obama. Ambos son socios en una consultora de Chigago y llevan ocho años trabajando para el próximo Presidente de los Estados Unidos.

Al final del artículo explica que los dos departamentos estrella son el de finanzas y el de los escritores de discursos (speechwriters). Dice que «los discursos son responsabilidad de bastante gente, entre ellos el propio Obama, que se encierra en su ordenador en vísperas de las alocuciones especiales.» Aún así, los originales son responsabilidad de Robert Favreau y Adam Frankel —los dos principales ayudantes de Robert Gibbs, el director de comunicación—, «dos treintañeros que confiesan haber leído en estos últimos dos años miles de discursos de los políticos más famosos de la historia.» Me quito el sombrero y les presento todos mis respetos por lo que han hecho (y lo que harán).

Termina Antonio Caño el artículo con un párrafo casi celestial: «En estas oficinas nadie se acuerda de comer y se ha perdido ya la noción de día y noche. Todos están contagiados por eso que tanto ha dicho Obama en sus discursos, citando a Martin Luther King, “la ansiosa urgencia del ahora”, la cita con la historia a la vuelta de la esquina.» No me gustan los finales felices, pero en esta ocasión quiero hacer una excepción. Espero disfrutar el 4 de noviembre con la victoria de Obama, que será un poco también la victoria de todos los que todavía pensamos que hay otra forma de hacer las cosas…

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

23 10 2008
rinconnofeministaantihombres

Yo pregunto… Realmente vendrá un cambio verdadero o será más de lo mismo con una fachada diferente…

Perdón por el escepticismo, pero, como dice el dicho “si no lo veo no lo creo”…

24 10 2008
Raúl Gil

Con la ilusión que ha generado Obama, si no hubiera cambio (lo habrá seguro) sería mortal para el mundo.

24 10 2008
Traveler

Superado mi inicial pesimismo al respecto, creo que los resultados del primer martes tras el primer lunes de noviembre pueden ser de escándalo; medio país se cachondea de la Palin, antiguos asesores de Bush le van a cantar las mañanitas a Obama, The New Tork Times pide el voto demócrata, McCain da al mundo hispano por perdido… incluso he oído que delegados la UPN (Unión del Pueblo de Nebraska) hacen ojitos hacia las filas demócratas.
Esto pinta bien.

24 10 2008
Ruth

A mi David Plouffe me informa diariamente via email ( y de paso me pide un pequeñito donativo). Yo he vuelto a mis atracanes del ala oeste de la casa blanca…entre Obama y el Presidente Barlett me vuelvo loca, entra la realidad y la ficción me vuevo… pero quien nos iba a decir que veriamos a un presidente negro, algo que proporcionase tanta ilusión al otro lado del Atlántico…la realidad y la ficción se confunde.

24 10 2008
Raúl Gil

Muy bueno Traveler, al final lo más divertido es la vida misma…jeje

Pues yo doné y me lo han devuelto, porque no soy ciudadano americano, tengo un ingreso en mi cuenta que pone Obama for América…jeje

Interesante debate ese de la realidad y la ficción, yo opino que no existen ninguna de las dos cosas. En tiempos mestizos y convulsos nada (ni nadie) puede ser puro e íntegro.

26 10 2008
escéptico

Ante lo que ha hecho Bush, lo que venga será mejor y si lo que viene es Obama (que vendrá), será mucho mejor, sin duda.

4 11 2008
la canaria

Pero que rollo tan intenso……..que rollo más raro te traes…
suerte se feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: