Mc Cain frío, frío

31 08 2008

Había expectación por conocer el ticket republicano, sobre todo por ver si John McCain era capaz de restarle algo de protagonismo a Obama, después de su definitiva consagración en la espectacular Conferencia Demócrata de Denver, de la que ya se ha hablado y escrito tanto que sólo me queda añadir: WOW! (emulando a Tom Peters). He leído y escuchado diferentes análisis y no acabo de comprender en qué estaba pensando el candidato republicano cuando se decidió por la Gobernadora de Alaska como compañera de viaje en las Presidenciales de noviembre. Frío, frío, McCain, le dicen la gran mayoría de los analistas. Desde el equipo de Obama están perplejos (y encantados) ante la elección de una ex alcaldesa de un municipio de 6.000 habitantes, sin ninguna experiencia en política nacional e internacional. Salvando las distancias (geográficas), es como si hubiera elegido al Alcalde de Colindres. ¡Menudo ticket!

Antiabortista militante, defensora de la enseñanza del creaccionismo en la escuela, convencida de que el cambio climático es fruto del azar, me cuesta creer que, con su nombramiento, McCain vaya a sumar más votos que los de los evangélicos, los esquimales y los ultraconservadores. Quizá era lo que necesitaba para una derrota dulce (como la de Rajoy); pero ha dejado claro que no confía en la victoria. Me cuesta creer que haya mujeres independientes (y menos, demócratas) que, habiendo apoyado a Hillary Clinton, ahora vayan a votar a McCain por haber elegido a Sarah Palin como candidata a vicepresidenta. Obama (y Michelle) son la única garantía de que los derechos de las mujeres, y su visibilidad, estarán en la agenda política de la Casa Blanca.

Noviembre está a un paso, un mes frío en nuestro país; pero al otro lado del atlántico subirá la temperatura política. En Europa (este lunes y martes hablaremos de ello en la UIMP) tenemos la esperanza cierta de que una victoria de Obama pueda abrir una etapa de alianza estratégica con EE.UU., para abordar temas como el cambio climático, la estabilidad y la paz mundial o la lucha contra la pobreza. Mientras nos jugamos el mundo, porque nos lo jugamos, en las páginas habituales me encuentro con lo habitual: más de lo mismo, ombligo y más ombligo. Cómo nos gusta salir en el periódico aunque sea para no aportar nada más que ego, y ego, y ego… La última es muy buena: «Soy Obama» No sé si reír o llorar. Lo dicho: frío, frío.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

31 08 2008
jorjuco

Debo confesar que yo nunca vi a Obama allá de ultramar, y sigo sin verle aqui en la calle de al lado.
Dicen que las comparaciones son odiosas, pero en otros casos, son inmorales y rallan el ridiculo.
Mas que como Obama, como Dios, no pq esté en todas partes, que lo está, sino pq es la salvación!!!
Cuantas horas de adoctrinamiento me he perdido estos años, así que no veo la Salvación.

1 09 2008
WeekNews V | Cachuco

[…] parece curioso leer puntos de vista sobre este tema, Raúl Gil, Enrique Meneses o Juan Carlos Cubeiro son algunos de […]

1 09 2008
rinconnofeministaantihombres

No puedo ver estas elecciones que se vienen como la posibilidad de un cambio verdadero. Por desgracia, en mi país (Argentina), el gobierno de turno también se mostraba como una posible salida a todo la m… que se estaba acumulando (tuvo gestos “simpáticos” como el retiro de los cuadros del colegio militar de militares que participaron de la última dictadura , se comenzaron los juicios de algunos genócidas de ese entonces, etc…), pero no hubo una salida verdadera, sólo un gran teatro para que todos dijeran “guau, este gobierno es diferente”; pero desafortunadamente no lo es, la pobreza no se termina, las desapariciones en plena democracia tampoco, y la esperanza de un cambio en serio sigue siendo lo que nos sostiene. Conservadores o reformistas, ultraderecha o ultraizquierda siempre sigue siendo más de lo mismo, el cambio tiene que venir de las bases, porque los que llegan arriba nunca van a hacer nada para que los de abajo esten mejor…

2 09 2008
Estareunido

Sobre el ticket republicano, sin sorpresas, un guiño a toda la base social que aupó a Bush al poder. Sobre Obama, su destino es decepcionar, al tiempo.
Sobre Jim Carrey, la cuestión no es reír o no sus gracias, algunas más y otras menos. La verdadera cuestión es si vale la pena estar ocho años de su mano, si al cabo de más de cuatro la certeza es que lejos de ganar se pierde siendo su comparsa hagase un ejercicio de coherencia y no esperar los lamentos cuando se este en el grupo mixto.
Sobre periodismo… lo primero admirar la capacidad de la derecha para movilizarse cuando esta en la oposición, que no me gusta el decano voy y monto otro, que no me gusta la Asociación de la Prensa (si es que existe) voy y monto otra. Yo admiro esa capacidad perdida….

3 09 2008
Raúl Gil

Comparto todo lo que dices excepto lo de que el destino de Obama es decepcionar. A mí me decepcionan sólo los que no tienen sueños que cumplir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: