Entre Esquilo y Cornelio Galo

23 07 2008

Entre Esquilo y Cornelio Galo tiene que haber un término medio. Hace ya venticuatro horas que vi la imagen de las dos niñas muertas en una playa de Italia, tapadas con una toalla, no muy grande, que dejaba a la vista parte de su cuerpo sin vida, justo desde las rodillas hasta los pies. En la misma instantánea, aparecen unos bañistas que fijan en los cadáveres su asquerosa mirada de occidentales burgueses, y que continúan con su rutina playera como si allí no hubiera pasado nada.

Confieso que me cuesta escribir esto. Detesto a la gente. En general. Somos unos grandísimos cabrones. Plenamente conscientes de serlo. Y nos da igual. No tengo mucho más que decir. Sólo que entre Esquilo al que, obsesionado porque le aplastase una casa, le llegó la muerte más absurda en forma de caparazón de tortuga caído del cielo, y Cornelio Galo, que tuvo el regalo de la muerte más dulce: entre los muslos de una mujer, tendría que haber un término medio, y nadie debería morir en esas condiciones. Y nadie debería tener derecho a presenciar la muerte de nadie con esa maldita displicencia preilustrada. Mierda de mundo.

Anuncios

Acciones

Information

One response

24 07 2008
elmonoloco

No lo olvides Raul, tenemos lo que hemos ido sembrando. Una mierda de mundo, efectivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: