Terés y Segarra con Obama

30 07 2008

Hay gente con talento. Y hay gente con suerte. Y luego están los que suman ambas cosas. Como Alex Terés y Jordi Segarra. He leído en El Periódico, que Terés, profesor de comunicación audiovisual de la Universidad de Lleida, y Segarra, su socio en la consultora Segarrateres, formarán parte del equipo de campaña de Barack Obama para las Presidenciales de Noviembre. Su cometido, según cuenta la noticia, será forma parte del grupo que asesora a Obama en política europea y en la elaboración de una estrategia de comunicación específica para los latinos. Al parecer, también van a aportar su know how en el ámbito de la comunicación audivisual y por internet. Todo dentro de un equipo de unas 300 personas. Así sí se pueden cambiar las cosas, y el mundo. Le he deseado al profesor Terés el mayor éxito posible en esa ilusionante tarea que tiene por delante. Le he confesado, of course, que me da mucha envidia, y le he comentado que el mundo necesita la victoria de Obama para aspirar a ser de otra manera. Yes, We Can!

Anuncios




Entre Esquilo y Cornelio Galo

23 07 2008

Entre Esquilo y Cornelio Galo tiene que haber un término medio. Hace ya venticuatro horas que vi la imagen de las dos niñas muertas en una playa de Italia, tapadas con una toalla, no muy grande, que dejaba a la vista parte de su cuerpo sin vida, justo desde las rodillas hasta los pies. En la misma instantánea, aparecen unos bañistas que fijan en los cadáveres su asquerosa mirada de occidentales burgueses, y que continúan con su rutina playera como si allí no hubiera pasado nada.

Confieso que me cuesta escribir esto. Detesto a la gente. En general. Somos unos grandísimos cabrones. Plenamente conscientes de serlo. Y nos da igual. No tengo mucho más que decir. Sólo que entre Esquilo al que, obsesionado porque le aplastase una casa, le llegó la muerte más absurda en forma de caparazón de tortuga caído del cielo, y Cornelio Galo, que tuvo el regalo de la muerte más dulce: entre los muslos de una mujer, tendría que haber un término medio, y nadie debería morir en esas condiciones. Y nadie debería tener derecho a presenciar la muerte de nadie con esa maldita displicencia preilustrada. Mierda de mundo.





Convidat fraternal

18 07 2008

Eso es lo que pone en mi credencial del 11è Congrés del PSC. Tenía muchas ganas de estar aquí. Y es un buen momento para hacerlo. Los socialistas son el partido de la centralidad en Cataluña y gobiernan la gran mayoría de las administraciones; seguro que algo podemos aprender. Bon día, companyas i companys. Preside la ejecutiva Manuela de Madre. Sentados en torno a ella, Montilla, Iceta, Zaragoza, Nadal, Rangel y Castells. 

Estilo minimalista y zen, con dominio de los colores rojo y blanco y todo plagado de cubos, de todos los tamaños, con el lema: La Catalunya que sap on va. En el escenario, entre las enormes pantallas, destaca un precioso atril con forma de iPod. Son, sin discusión, la vanguardia de nuestro partido en imagen. Está hablando el secretario general de la UGT de Cataluña y ha dicho que la gran batalla que tenemos por delante es que ningún trabajador gane menos de mil euros al mes. Aplausos.

Desde mi posición en el auditorio del Palacio de Congresos de Barcelona, veo a unos cuantos jóvenes muy pendientes de todo lo que pasa en la enorme sala, y de las indicaciones que vienen desde la mesa en la que se sienta la dirección nacional. Son los coordinadores, asesores y técnicos que trabajan con los diferentes miembros de la ejecutiva. Que n’aprenguin!

Porque no todo va a ser debatir, han preparado un variado programa de actividades lúdicas, en el que destacan el cine al aire libre en el Castell de Montjuic, diferentes talleres y exposiciones y una barbacoa de verano en la que poner en práctica el necesario socialismo afectivo. Por supuesto, hay wifi, también espacio de relax, un menú muy saludable, guardería y hasta una tienda con productos del PSC (Ruth, ya sé lo que te voy a comprar).

Estoy poniendo a prueba mi conocimiento del catalán con las intervenciones de las diferentes organizaciones sociales, económicas y políticas. Iceta, en mangas de camisa, escucha atentamente las palabras de Joan Ridao de ERC, conciliador, pero a ratos crítico. Cierra el acto de apertura una emocionada Manuela de Madre con un discurso fantástico, de identidad socialista, de valores, de recuerdo de muchos compañeros que ya no están, de repaso histórico a todo lo que hemos hecho; pero también de todo lo mucho que nos queda por hacer. Previamente, ha intervenido Pepe Blanco, flamente vicesecretario general de PSOE. Ha dicho que está orgulloso de ser bilingüe (yo también). Pepe ha hablado en galego. Quiero a este partido (esto es mío).

Día de sol abrasador en Barcelona. Hoy me resguardaré del astro rey entre las cuatro paredes de este funcional Palacio de Congresos, tomando buena nota de todo lo que pase. Mañana aprovecharé para darme un baño en alguna de las preciosas playas de Sitges, hacer una visita a La Central del Raval y disfrutar de la noche barcelonesa. El domingo volveré a sentarme en este auditorio para escuchar las palabras de Montilla y Zapatero. El espíritu del PSC está dentro de mí. Y ha venido para quedarse. 





Ernest se merecía esas palabras y otra foto

17 07 2008

En mitad de la estúpida vorágine de indigestos baños de ola, imsonio de tauromaquia, juegos florales en el casino, arte paleolítico, honras a santos y vírgenes, mediocridad elevada a los altares y periodismo rosa de festejo cutre, leer el maravilloso artículo de Guillermo Balbona sobre Ernest Lluch me ha reconciliado con el mundo y con la gente que lo habita. Tiene aún más valor (de reconciliación) la tribuna de Guillermo, porque la página del periódico regional donde van insertadas sus emocionadas y certeras palabras la pueblan, cada día, expertos en la desintegración y el maltrato del castellano, personajes de toda condición empeñados en glosar, sin el más mínimo reparo, las referencias más cutres de nuestra sociedad; gente que trata de convencernos de una terrible máxima que, en estos tiempos tecnológicos y de café para todos, está adquiriendo casi valor de dogma: todo el mundo puede escribir. Pues no. Igual que no todas las personas pueden diseñar edificios, preparar una brocheta de bonito con jengibre, coco y manzana verde, o llevar la contabilidad de una empresa, no todo el mundo puede escribir. Ese es el gran daño que estamos haciendo a nuestra lengua, no la apuesta por el plurilingüismo, que es una bendición para este país.

Pero, volvamos al hecho que motiva la tribuna de Guillermo: el recuerdo al Profesor Lluch, al Rector, al político, al intelectual, a la persona, con motivo de la exposición que ha organizado la Menéndez Pelayo para rendir justo homenaje al único Rector que ha entendido, hasta la fecha, el verdadero espiritu de esa universidad. Al respecto de eso, suscribo las palabras de Balbona: «Lluch era aquel rector que logró que ‘Le Monde’ hablara de la UIMP como si fuese el apéndice estival de La Sorbona; que alentó la primera, y, por tanto, la más difícil reforma de la Universidad; que provocó el primer ‘efecto Guggenheim’, lo que no supo aprovechar la mediocre política cántabra». Eso me recuerda (y me vuelve a doler intensamente) que me ha ofendido mucho ver al alcalde de esta santa ciudad posando con media sonrisa ensayada al lado de la foto del compañero Ernest. Hay líneas que no se pueden cruzar, porque luego es imposible volver para atrás. Y hay fotos a las que uno debe saber renunciar si se quiere recibir el calificativo de persona. Yo no pude asistir, por trabajo. Casi mejor, porque no hubiera soportado la indignación de la ausencia.





What do you do when the entire world is looking at you?

16 07 2008

Ronaldinho se va al AC Milán. Era lo mejor para todos. Las dos últimas temporadas han sido para olvidar (han coincidido con el bajón general del equipo y la entidad). Al Barça le vienen estupendamente los millones de su traspaso, en el modelo de Guardiola no encajan jugadores del mínimo esfuerzo y Dinho tiene la oportunidad de decir su última palabra (si es que quiere) en los competitivos campos italianos. Le va a costar. No creo que vuelva a ser nunca ni la sombra de lo que fue. Los culés, y los aficionados al fútbol en general, siempre recordaremos los grandes momentos que nos dio en su plenitud futbolística, en aquel tiempo en el que fue, sin ninguna discusión, el mejor jugador del mundo; esos maravillosos años en los que el heredero de Pelé se convirtió en dios; temporadas mágicas en las que valía la pena ver un partido sólo por esperar una genialidad de las suyas. El rey del jogo bonito, las chilenas, las gambetas, los goles de falta por la escuadra, esas interminables carreras con el balón pegado al pie y los estratosféricos pases mirando para otro lado…

La contestación a la pregunta que sirve de título al post está aquí.

Que tinguis sort i gràcies per tot amic!





Talento cántabro en los Groucho

10 07 2008

Hasta ayer por la noche no había visto el largo de Nacho Vigalondo. Hasta ayer por la noche sólo había leído o escuchado diferentes opiniones, como siempre para todos los gustos, acerca de la película del director de Cabezón de la Sal. El caso es que pasadas las diez de la noche de ayer, después de una cerveza en la terraza de Los Girasoles (tan maravilloso entorno como nefasto servicio), Luis y yo nos íbamos de retirada a casa, y terminamos parándonos en la entrada de los Cines Groucho. Un rato antes, José Pinar había pasado por delante de nosotros como diciéndonos que ya estábamos tardando en verla, y unas horas antes, Juan Carlos Cubeiro me había dejado un mensaje de voz en el móvil en el que me decía que le había encantado la película. Me acordé de todo eso, me acordé también de cuando conocí a Nacho Vigalondo, de la ilusión que le hizo que le reconocieran en su tierra, en su casa, cuando todavía nadie estaba dispuesto a dar un euro para apoyarle en su carrera; lo recordé todo delante del pequeño escaparate en el que se anunciaba Los Cronocrímenes en la Sala 2. Y decidí que ya era hora de entrar. Y Luis pensó lo mismo. Y entramos.

En la Sala 2 había sólo dos personas, que con nosotros ya eran cuatro. Y una de esas dos personas era Eduardo Noriega. Y volvimos a mirar para asegurarnos. Y sí, era él. Y pensé que era una buena manera de ver la película de Nacho. En compañía de Eduardo Noriega. Seguro que a Nacho le hubiera gustado estar allí. Y creo que a Eduardo le hubiera gustado estar en la película de Nacho, haciendo de Nacho quizá. Pidiendo silencio como en Tesis, y que nos tuviéramos que agarrar a la butaca. Y José Pinar no estaba para verlo, porque había salido para decirnos con la mirada que no podíamos faltar esa noche al cine. Y le hicimos caso. Y Eduardo pensó lo mismo. Y fue.

Disfruté con la inteligencia de Nacho. Me reí. Repetí en varias ocasiones: «Este Nacho está muy mal, buff…» Creo que Eduardo Noriega decía algo parecido. Me divertí. Me hizo pensar. A ratos consiguió que me hiciera un lío, y otras veces que lo tuviera todo claro. O eso creía yo. Karra espectacular. Nacho interpretando lo que había que interpretar (no os quiero dar muchas pistas), que no es fácil. ¿Y Bárbara? ¿Qué decir de Bárbara? Cada vez que salía en la pantalla, Eduardo, su amigo, Luis y yo la mirábamos (la pantalla se reducía para abrazar sólo su contorno) y queríamos estar allí con ella. Haciendo un papel secundario. O de extras. Nos daba igual. Pero no es posible. Sólo hay cuatro actores, porque Nacho no quiere compartirla con nadie. El gran cronocrimen es que, al terminar los noventa minutos del metraje de la inteligente y arriesgada ópera prima de Nacho, Bárbara desaparece de nuestras vidas para siempre. Y al salir de los Groucho, ni siquiera estaba José Pinar para poder recriminárselo. Al irme, pude ver que Eduardo Noriega se quedaba esperando por si volvía.





Fin de semana intenso

7 07 2008

Hoy me ha costado (más de lo habitual) levantarme cuando ha sonado el despertador, anunciando las siete de la mañana. Ha sido un fin de semana largo e intenso: largo porque empezó el jueves por la tarde cuando cogía el avión a Madrid para participar en la final del Concurso Relatos en cadena, e intenso por todo lo mucho (y bueno) que ha pasado estos días en la capital. La posibilidad de vivir desde dentro un programa del Hoy por Hoy con Francino, y de compartir con el resto de compañeros los nervios e ilusiones de un momento tan especial, serán cosas que recordaré por mucho tiempo. Lógicamente, me dio pena no ganar; pero como dice Nacho Vegas, en la canción que ilustraba mi presentación, entre el dolor (la pena) y la nada elegí el dolor. Bendito dolor el de ser finalista de un concurso tan importante. Y benditos todos los (muchos) que habéis estado pendientes de mí estos días. Gracias.

Y en eso llegó (casi sin darme cuenta) el Congreso del PSOE. Y allí estábamos más de cuarenta socialistas cántabros en un ambiente de armonía y buen rollo, contribuyendo al buen resultado final, y contentos por comprobar que nuestro partido se anticipa al futuro sin miedo, e incorpora grandes novedades en las ideas y en las personas. Aunque lo más importante sean las ideas, lo más llamativo siempre son las personas, y ahí quiero destacar a tres compañeros: Leire Pajín, Eduardo Madina y Miquel Iceta. Con la presencia de Leire Pajín en la secretaria de organización, toda una generación (la mía y la de tantos otros) nos sentimos reforzados y legitimados para asumir cualquier responsabilidad que queramos imaginar. Y no hay vuelta atrás en ese camino de cambio y relevo generacional. Y esta vez tampoco hay excusas.

De Eduardo ya he hablado estos días, porque estuvimos con él la semana pasada en la UIMP. Reitero lo de que es un lujo para el PSOE, y considero un gran acierto que esté en la dirección federal. Aportará, entre otras muchas cosas, reflexión infinita y mucha lucidez en el análisis. La cariñosa ovación que recibió Edu de todo el congreso puesto en pie fue uno de los momentos más emotivos. Y una de las imágenes que más me gustaron del fin de semana fue un cariñoso abrazo entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Miquel Iceta. Al verles pensé que eran, casi con toda seguridad, las dos cabezas mejor amuebladas de nuestro partido (Felipe mediante). Y es toda una garantía que ambos se sienten en la dirección. Con Miquel llegó el talento a Ferraz, y lo mejor es que llegó para quedarse. Zapatero cerró el 37 Congreso con un gran discurso escrito (hacía tiempo que no le veía intervenir con papeles), muy pensado, en el que señaló con claridad cuáles son las claves de presente y futuro. Una intervención de referencia para la acción política del socialismo en estos nuevos tiempos.

Y como Madrid da para mucho (para casi todo), he podido contemplar la belleza en el Museo del Prado (la ampliación de Moneo es perfecta), pasarme por la reivindicativa fiesta del Orgullo Gay y hasta compartir un menú cubano y unos mojitos con Carlos y María, en su merecido descanso del RockinRio. Al llegar ayer por la noche a casa, cansado, casi vencido por el sueño y las emociones, sobre la mesa de cristal me esperaban dos joyas de la literatura: Las memorias de ultratumba de Chateaubriand y los Diarios de Kafka. Premio de mi premio. Gracias.