Media docena de pestañas

7 03 2008

   Una mañana, tras un sueño intranquilo, Íñigo de la Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la cabeza, vio su vientre convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades, sobre el que casi no se aguantaba la colcha, que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo. Numerosas patas, penosamente delgadas en comparación con el grosor normal de sus piernas, se agitaban sin concierto.
   Hasta los que fueron, en su momento, miembros de su disuelto club de fans, comentan resignados que, definitivamente, ha pinchado. Ya no vale con la belleza, por muy poética y entregada que se ponga V. Santiago. Tampoco sirve, a estas alturas, lo de hacerse la víctima, el humillado, o el ninguneado. Es una pena que sean esos los papeles que más le gusta interpretar, y el de gestor público no aparezca ni en los créditos. Esto es lo que pasa por dar clases de teatro en Miriñaque, en lugar de en La Machina: no hay color.
   Es el único alcalde de España —y seguro de Europa— que convoca más veces a los medios para criticar proyectos que realizan en su ciudad otras administraciones, en las que no gobierna su partido, que para presentar proyectos propios para esa ciudad. Últimamente —quizá temiendo que su antecesor pueda perder el acta de senador, y le dé por pasear, ocioso, por los alrededores de la Plaza del Ayuntamiento—, ha entrado en campaña, y lo ha hecho como un elefante en una cacharrería —no es el único, pero lo del otro hace mucho tiempo que no tiene remedio—, a destiempo, desproporcionado y vulgar. Ayer, ante la cansina insistencia, incluso hubo periodistas que se reprochaban, en voz alta, estar haciéndole el juego, dando excesivo pábulo a sus delirios.
   Paseando por las calles de la ciudad donde vivo, sueño con tiempos mejores. La Ley de la Atracción dice que conseguirás —atraerás— todo aquello en que concentres tus pensamientos; prometo, por tanto, no hacer objeción de conciencia. Ayer le comentaba a una amiga, que si Jean-Dominique Bauby pudo escribir La escafandra y la mariposa tan sólo abriendo y cerrando uno de sus párpados —el único movimiento que era capaz de hacer—, para cambiar las cosas de una vez en esta ciudad nos bastaría con media docena de pestañas. 

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

7 03 2008
marisane

Después de atender anoche al mitin de PedroJota, asisto ya sin sorprenderme al comienzo de la Tribuna Libre de Íñigo de la Serna en ese gran periódico que es El Diario Montañés: “El próximo domingo ningún cántabro residente en nuestra región va a votar a Zapatero”. Me pregunto hasta qué punto puede un representante público hacer ese tipo de manifestaciones, por mucho que firme como peperista en vez de como alcalde…

7 03 2008
Raúl Gil

Menudo masoquismo el tuyo. Lo del ¿alcalde? es el típico recurso literario de llamar la atención del lector con un comienzo “vibrante”; debe haberlo aprendido en el segundo cuatrimestre del curso de teatro al que acude, disciplinado, desde hace tiempo…. Ay… ¡Que ganas de ganar tengo!

7 03 2008
Gema

No solo le hizo falta abrir y cerrar el único ojo que le quedaba sano de todo su cuerpo. También le hizo falta darse cuenta de que podía usar su cerebro a través de la memoria y la imaginación. Así fue como logró esa gran hazaña.
A nosotros nos van a hacer falta algo más que media docena de pestañas. Mucho más, me temo. Memoria, mucha, para aprender de los errores porque hasta la fecha no hemos sido capaces; imaginación también, para romper con el pasado e inventar otra forma de relacionarnos con los ciudadanos que nos de credibilidad y sea capaz de ilusionar. Así es como se puede cambiar una ciudad, no basta con desearlo.

7 03 2008
Raúl Gil

Una pestaña es la memoria, y otra la imaginación, sí quieres otra la credibilidad, y otra más la ilusión; fíjate que nos sobran aún dos. El domingo podemos sumar muchas pestañas si nos votan más de los cuarenta y cinco mil santanderinos que nos votaron en el 2004. El alcalde, con su desesperación, nos está echando una mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: