Bocados de cine y literatura

8 02 2008

Una vez recuperado, plenamente, de la resaca de las navidades y la gripe, parece que le voy cogiendo el truco a este nuevo año. Me ha costado un poco, pero lo he dominado y me hecho con el mando. Es agotador remar contracorriente; resta enormes esfuerzos dar pequeños pasos. Aún así, me siento con ganas —y me sobran fuerzas— de hacer grandes cosas en estos próximos meses. La búsqueda del equilibro personal es aún más complicada que la demostración del más difícil de los teoremas. Y es que en lo referido a los teoremas, al menos, partimos de un marco lógico. Como siempre, es básico distinguir lo importante de lo urgente.

En los últimos días —como principal contribución a mi causa personal—, he aumentado la dosis de exquisitos bocados de cine y literatura. En cuanto a películas, he visto XXY, 4 meses, 3 semanas y 2 días, y La estrella ausente, en los Groucho, y El prado de las estrellasExpiación en Peñacastillo. Quise ir a ver, también, La soledad, pero los científicos del Ayuntamiento la quitaron del cine Los Ángeles, unos días antes de que recibiera el Goya a la mejor película; aunque ahora vuelve a la parrilla comercial, por la puerta grande, gracias al premio gordo de la Academia.

El apartado literario ha mantenido —si no superado— el gran nivel de su hermana gran pantalla. Alta fidelidad, de Nick Horby; Diario de un mal año, de Coetzee; y Una novela de barrio, de González Ledesma, han compartido espacio y tiempo con la lectura sosegada de dos maravillosos clásicos: Lord Jim y Rojo y Negro. Hay que añadir, ya en el capítulo electoral, que el maestro Montaigne ha podido con todos y ha sido proclamado, después de una ajustada votación, Presidente de la República de mi Mesita. Esta noche, iré a ver el esperado estreno de No country for old men, con el oscarizable Bardem —por recuperar el respeto que le perdí al ver su interpretación del Florentino Ariza de Gabo—; aunque me dé un poco de miedo su cara de asesino. En realidad, me da más miedo Cañete y ayer tuve que soportar sus vómitos en todos los informativos.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

8 02 2008
Catalina Trujillo de la U

Enero es uno de los meses en que más voy a cine, será por la promoción 2 x 1 en el Centro Colombo Americano. Igual es uno de los placeres que no me pierdo nunca, amo el cine.

En los libros ando lenta, será por el de cabecera. Estoy con Cien años de soledad y tengo haciendo fila Angosta, de Héctor Abad Faciolince, Mandalas, verdades del alma (que se puede colorear) y Retratos de Eduardo Peláez Vallejo, regalo del autor con hermosa dedicatoria.

pd.. Rojo y negro es maravilloso.

8 02 2008
Ra?l Gil

Qué suerte lo del 2×1, ya podían hacer aquí lo mismo.

De Héctor Abad Faciolince he leído El olvido que seremos, que es tan precioso como duro y difícil de terminar (al menos para mì). Cien años de soledad es para leerlo una vez al año. No sé si has visto la edición que han sacado las reales academias, que viene con àrbol genealógico y todo: es preciosa.

Saludos.

10 02 2008
Catalina Trujillo de la U

El olvido que seremos es un libro hermoso, lo leí el año pasado y le hice reseña en mi blog.

De Cien años de soledad precisamente tengo esa edición. Estoy en el punto en el que mataron a todos los Aurelianos. Quedé tan indignada que no he podido seguir. Vamos a ver cuándo retomo la lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: