Nochevieja en la oficina

31 12 2007

Se me hace raro estar la mañana de nochevieja en la oficina. Debemos ser los únicos en toda la región, pero bueno todo sea por el progreso de Cantabria…He salido un momento a comprar el vino para esta noche y mañana, y aprovechar para desear buen año a Philippe. No me ha podido atender porque La Ruta del Vino estaba llena de gente que, como yo, ha apurado hasta el último momento la adquisición del elemento más esencial de una buena celebración. En mi casa llevo unos años encargado del suministro vinícola, con más aciertos que errores, a pesar de que en mi familia son bastante clásicos para algunas cosas, y el vino no iba a ser una excepción. Recuerdo haber llevado, en este tiempo, de casi todas las denominaciones de nuestro país, de muchas de Francia, y alguna de Estados Unidos, Sudáfrica, Chile, Argentina, etc…Esta vez toca Valserrano, un rioja clásico, y mi apuesta de este año: un Santenay 2005, uva Chardonnay, de la mítica bodega de Lequin Colin. El rioja para el bacalao con tomate de esta noche, el borgougne para la carne blanca de la primera comida del año. Me llaman para que me una a la celebración de Peñaherbosa. Parece que nos entra el sentido común en la oficina y dejamos las cosas para el año que viene, que tampoco pasa nada.
Feliz año 2008.

Anuncios




La horma de mi cabeza

29 12 2007

Ayer llegué medio dormido a casa. American Gangster nos tuvo sentados en la butaca del cine abarrotado desde las diez a la una menos veinte. Es una película muy recomendable. Quizá haya algún exceso (la heroicidad de los dos protagonistas) en la trama, pero estéticamente es brillante, y Denzel y Russel están exquisitos. Me costó dormirme. Leí un poco y di muchas vueltas. Alrededor de las cuatro de la madrugada, encontré la paz al posar mi cabeza en el hueco que se abre entre las dos almohadas que se reparten, no sin cierta disputa, el ancho de mi cama. Al sur las sábanas frias, al este y al oeste cada una de las almohadas gemelas, y al norte el tranquilizador techo amarillo pastel de la habitación. En ese momento, pensé que había encontrado la perfecta horma de mi cabeza. Mi felicidad era tal que quise escribir algo en mi cuaderno, pero enseguida me di cuenta que sería difícil de explicar si alguien, al despertarse por el ruido del contacto entre el bolígrafo y el papel, me preguntaba por lo que estaba haciendo. Deseché la idea, pero repetí varias veces “la horma de mi cabeza”, para que al despertarme, por la mañana, no se me olvidase. Hace un rato, desayunando, me he acordado de la horma de mi cabeza. Ha surgido sin esfuerzo, casi con una sonrisa en la boca pero, violentamente, ha vuelto la necesidad de escribir sobre ello. Cuando eso pasa, es mejor no llevar la contraria, porque puede ser fatal.
En el camino hacia el destino, he ojeado Babelia. Hacen una selección de los diez mejores libros del año 2007. Algunos ya me los habían recomendado (se avivan las ganas de leerlos), pero no está ninguno de la lista de más de cincuenta títulos que he elaborado y difundido entre familia y allegados para que me puedan regalar en estas fechas. Es la primera vez que lo hago, pero creo que ha sido un acierto. A ellos les evito aquello de pensar en un libro que me vaya a gustar, y yo voy completando una biblioteca, más o menos decente, con algunos libros imprescindibles. Hoy, mientras desayunaba una tostada con mantequilla y mermelada, zumo de naranja y café en una cafetería de Vargas, y justo después de acordarme de la horma de mi cabeza, me entraron ganas de ver ya los libros, tocarlos, olerlos (hay pocos olores tan estupefacientes como los de un libro nuevo), pasar mis dedos curiosos por sus cubiertas y sus hojas, ver las ilustraciones si las tienen, ojear los capítulos, leer las reseñas, ordenarlos, o buscar sitio para ellos en las estanterías que se han ido haciendo grandes y pequeñas a la vez. La suerte que tengo con la horma de mi cabeza es su capacidad de adaptarse a los cambios. Quizá sea su mejor virtud.





Al 2007 le quedan dos telediarios

27 12 2007

Para animar el final de año, qué mejor que el viaje privado de Sarkozy y Carla Bruni a Egipto. Hacen buena pareja: él se quita años, tensión y protocolo, y ella canta la canción de su vida.
Leo que, como el turrón, la UGT vuelve a casa por navidad. Después de la operación voto del centro (con Solbes, Bono y cía…), llega la operación voto de los trabajadores. Hace falta ver si la UGT, todavía, puede aportar algo más de lo habitual en ese decisivo empeño.
Dice Rajoy que no va a estar más de ocho años de Presidente. No deja de sonar a chiste, cuando hasta en su partido están deseando que se la pegue (y les va dar el gusto), para desatar (si no lo han hecho ya) la carrera sucesoria.
Se publica en el BOE la licitación del estudio informativo del AVE Santander-Bilbao, lo que es una gran noticia para Cantabria. El día en que Santander y París estén unidos por la alta velocidad todos seremos más felices. Lo cierto es que es difícil sostener, desde el análisis objetivo y sin pasiones partidarias, otra afirmación que no sea la de que el Gobierno de ZP (con las debidas pegas) ha sido el mejor de la historia para nuestra región. Si somos capaces de trasladar esa idea, en medio del ruido, habremos dado un gran paso.
Ayer por la noche estuvimos en la residencia viendo a Nahia. No sé por qué, pero me quedé atontado mirando a esa pequeña personita, que llevaba tan sólo cuatro horas respirando aire de este mundo. Mirando a Nahia es un buen título para un próximo relato.
Veo las imágenes del estropicio a José Luis Moreno, y pienso que ni el autor intelectual de engendros televisivos como Rockefeller, Noche de Fiesta o Escenas de Matrimonio, merece semejante trato.
Al escribir este post, me doy cuenta de que estoy siguiendo el método escéptico de escritura de blogs (sólo faltan las curiosas líneas de separación). ¡Has creado escuela! Por cierto, impagable (lo suyo les/nos habrá costado) el titular de la portada de hoy del DM: “Santander propone una ‘Hoja de Ruta’ para la recuperación del Cabildo de Arriba”. Eso sí, lo han dejado todo para dentro de un mes, que deben estar muy ocupados encendiendo luces navideñas y patinando sobre ¿hielo? en la porticada.





Envidia sana

25 12 2007

Mientras espero la hora de la comida navideña, todavía con resaca de mazapán y de risas familiares, charlo un rato (a través del messenger) con mi amiga Laura Robles, Directora General de Asuntos Europeos de Asturias, y compañera de diversas batallas en las Juventudes Socialistas, durante bastante tiempo. Por supuesto, recordamos a José Félix, y coindimos en que va a ser muy complicado llenar al vacío que ha dejado. Comentamos algo sobre las elecciones del 9M y las listas. En Asturias repiten candidatura completa; por aquí estamos, todavía, en periodo de debate. Le digo que, aunque sea sólo por una razón biológica, nuestra generación tiene que liderar el futuro más próximo en el partido. Comentamos que en las federaciones pequeñas es más sencillo dar el paso, y que ellos lo tienen más fácil, porque en el Gobierno del Principado hay muchos menores de treinta y cinco años, la gran mayoría de ellos han pasado por la organización juvenil socialista. Me dice Laura que, entre directores generales y viceconsejeros, hay once jóvenes que provienen de las Juventudes Socialistas. En áreas como Economía, Asuntos Europes, Mujer, Juventud, Salud, Presidencia, etc…A ello hay que sumar los que están en los gabinetes de las diferentes consejerías. Además, hay que añadir a algún otro joven más que, sin haber pasado por la escuela socialista, gestiona importantes áreas del Gobierno. En Asturias siempre ha habido tradición de alcaldes y alcaldesas jóvenes, y una legión enorme de concejales menores de treinta y cinco años, pero lo de esta legislatura parece consolidar una tendencia muy positiva, de incorporación de gente joven a importantes responsabilidadas públicas. Siento una envidia sana de los compañeros asturianos, y también el orgullo de ver como hay sitios donde se están haciendo bien las cosas. Participar en las Juventudes Socialistas, durante más de media vida, debe ser algo de lo que poder presumir. No le falta mucho.





Lenguas para decir cosas bellas y ciertas

22 12 2007

…Non falo pra os soberbios,
non falo pra os ruís e poderosos,
non falo pra os finchados,
non falo pra os estúpidos,
non falo pra os valeiros,
que falo pra os que agoantan rexamente
mentiras e inxusticias de cotío;
pra os que súan e choran
un pranto cotidián de volvoretas,
de lume e vento sobre os ollos núos.
Eu non quero arredar as miñas verbas
de tódolos que sofren neste mundo…

Vuelvo a releer, con emoción, Deitado frente ao mar, del gran poeta y pensador gallego Celso Emilio Ferreiro, y no puedo estar más de acuerdo con sus rasgadas palabras.

Créeme,
cuando te diga que me voy al viento
de una razón que no permite espera,
cuando te diga: no soy primavera,
si no una tabla sobre un mar violento.

Créeme,
si no me ves y no te digo nada,
si un día me pierdo y no regreso nunca.
Créeme,
que quiero ser machete en plena zafra,
bala feroz al centro del combate.

Créeme,
que mis palomas tienen de arco iris,
lo que mis manos de canciones finas.

Créeme, créeme,
porque así soy
y así no soy de nadie.

Escucho, sin mover un músculo, al cantautor cubano Vicente Feliú interpretando a capela, Créeme, una de las más bellas canciones que he podido escuchar nunca. Un poema de amor y libertad musicado con unos sencillos acordes.

…Lau teilatu gainian
ilargia erdian eta zu
goruntz begira,
zure keia eskuetan
putzara batekin… putz!
Neregana etorriko da
ta berriz izango gara
zoriontsu
edozein herriko jaixetan…

Leo con interés, investigo casi, que Mikel Erentxun y Amaia Montero han hecho una versión del clásico del grupo vasco Itoiz, Lau teilatu, una preciosa y mítica canción, quizá la más conocida en euskera.

…Si et quedes amb mi.
Quan estiguis cansada
jo et dinaré repós.
quan res no vulguis veure
t’ompliré els ulls de flors.
De dia quan despertis
vull estar al teu cantó,
vull tenir les mans buides
per prendre el teu amor.
Quan se’t tanquin les portes
jo t’obriré el balcó,
quan creguis que estàs sola
podràs cridar el meu nom.
Si et quedes, aah!, si et quedes amb mi…

Me acuerdo, con una sonrisa, del histórico grupo catalán Sopa de Cabra, y de su maravillosa canción Si et quedes amb mi, que encierra una bella historia de amor del bueno.





La bombilla está triste

21 12 2007

¿Qué tendrá la bombilla? Los suspiros se escapan…Que me perdone Rubén Darío por usar sus preciosos versos, pero es lo que me han sugerido unas colas que he visto, en la Plaza Pombo, en las que la gente discutía, increpaba a los que adelantaban puestos discretamente, y lamentaban el tiempo perdido esperando ver un poco de luz al final del camino. Las colas son malas para todo, porque el tiempo es el bien más preciado. También son indicadores de necesidad, y en este caso cuanto más larga peor. Y como golpe de efecto, creo que ya huele. En los tiempos en los que nos pasamos el día hablando de la calidad del servicio, una administración moderna no puede promover una atención al cliente como esa. Aunque el producto sea gratis. O precisamente por eso. Viendo las colas y pensando en las bombillas (que no tienen la culpa de nada), me acordé de una reportaje que leí en El País hace un tiempo. Os dejo una parte:

    Castro ha abordado la campaña como un mariscal de campo, con un Mando Central de leales ideólogos sacados de la Unión de Juventudes Comunistas, la U. J. C. Algunos cubanos les llaman, sarcásticamente, los talibanes. Quizá sería más apropiado compararles con la Guardia Roja: en cierto sentido, la Batalla de las Ideas ha pasado a ser la Revolución Cultural de Cuba, aunque sin la violenta intensidad de aquella. El Mando Central de Castro organiza manifestaciones y envía “batallones” especialmente reclutados de Trabajadores Sociales, que intervienen en casi todas las áreas de la vida diaria. A principios de este año, cuando Castro anunció que los cubanos debían empezar a usar más bombillas de ahorro, los batallones fueron de casa en casa por todo el país para repartir las bombillas y asegurarse de que las instalaban.

Hace tiempo que elimíné las persianas de mi vida, por aquello de ahorrar energía y tengo la casa llena de halógenos. Soy un buen anfitrión, pero no pienso abrirles la puerta de mi casa.





Tinta de calamar

20 12 2007

Anda el Alcalde de Santander avivando imaginarias polémicas: un día con el Ministerio de Fomento, otro con el Puerto de Santander, enmedio con Jesús Cabezón y también, como no, con el Gobierno regional. Cuando se le agote el arsenal, volverá a repetirse pero cambiando el orden, total: se lo van a publicar igual. Aburre bastante, hace gala de una reprochable deslealtad institucional, y no se puede decir que su comportamiento sea muy responsable con los ciudadanos y ciudadanas de Santander. Estoy seguro que muchos asisten al espectáculo diario, preguntándose si su Alcalde no tendrá cosas más importantes que hacer (las tiene), que pelearse con todo el mundo que tiene una opinión diferente a él. Esta última semana, el volumen de las polémicas ha aumentado casi tanto como el nivel del mar en Groenlandia, por efecto del cambio climático. Y es que hablando de mar, no hay como la tinta de calamar para tapar las propias vergüenzas.