Si se callase el ruido…

28 10 2007

…oirías la lluvia caer
limpiando la ciudad de espectros,
te oiría hablar en sueños
y abriría las ventanas.
Si se callase el ruido
quizá podríamos hablar
y soplar sobre las heridas,
quizás entenderías
que nos queda la esperanza.

Si le hubiera dicho aquello mucho antes, quizá no hubiera pasado nada. Pero, como siempre, las cosas siempre se dicen cuando no hacen falta. Cuando ya no tienen sentido. Cuando sobran, son gratis, y no vienen, casi, ni a cuento. Ella le miró con los ojos a medio cerrar, por el cansancio y el desapego. Él esperaba una respuesta. Una señal. Tal vez una sencilla exclamación. Pero esperaba algo. Y nunca llegó nada. Las cosas no vienen así por que sí. Hay que irlas a buscar. Apuraba los restos de ginebra en el vaso, sin levantar la mirada. Le hacía menos daño el alcohol que la propia vida. Era un refugio certero. Un encuentro, el suyo con el licor transparente y denso, cada vez menos casual. Pensaba que era el momento de poner freno al creciente vicio, pero no tenía ganas de hacerlo. En realidad, le aportaba el equilibrio necesario para afrontar ratos como ese. Plantearse cambios en su vida, a estas alturas, le iba a resultar más difícil de lo previsto. No era consciente, pero todo estaba por llegar. Ella encendió otro cigarro. A la tercera calada se atrevió a decirle la verdad. Tenía que marcharse de allí, para siempre. Él la miró sin decir palabra. Resignado. Consciente de que no podía hacer nada por evitar su marcha. O convencido de que no quería hacer nada para que se quedara. Igual esta era la oportunidad, que llevaba tiempo buscando, para reinventar su rutinaria vida. Se imaginó sin ella. Dormido en sus propias miserias. Tendido en el centro del laberinto de sus miedos. Y lloró. Con fuerza. Como nunca lo había hecho. Salió corriendo hacia el pequeño balcón, por el que el sol del este entraba cada mañana, sin descanso, y gritó fuerte. Tan fuerte como una manada de rinocerontes en estampida. Se le oyó en el mundo. A pesar de los telediarios y de las bombas. Por encima de los taladros mecánicos que le dan dolor de cabeza a la tierra. Se le oyó a pesar del ruido.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

28 10 2007
tiempodedescuento

Jospi, Jefito, qué bueno… Hoy mejoras mi lectura de domingo con Juan Cruz…

29 10 2007
hrb

Me ha gustado mucho, de verdad

29 10 2007
charo

Esto me ha gustado mucho, como siempre pero esta vez más. No se si serán los deberes de la escuela de escritores, pero si esto es el principio, alucino con el final del curso.

Un beso.

29 10 2007
Raúl Gil

Gracias. Lo escribí a la vuelta del concierto de Ismael del sábado. Los versos del principio son de la canción que da nombre al comentario. Para mí, una de las mejores del nuevo disco del gran cantautor. Ismael habla de un tema de actualidad: el ruido que hacen algunos que no nos deja escuchar lo importante. Yo lo he llevado al tema que siempre está de actualidad: las siempre complicadas relaciones de pareja. Me alegro que os guste, pero marisane, no me pongas en el mismo párrafo que a Juan Cruz que me da mucho vergüenza, joder.

30 10 2007
Raquel Gil

Ismael Serrano tiene nuevo disco y Quique también, y lo único que exportamos a este país son las Ketchup y la Macarena. Me los pido para Reyes, familia!
Un beso

30 10 2007
Raúl Gil

Eso es culpa de Angela Merkel. Ahora que el SPD ha vuelto al socialismo democrático, todo va a cambiar…jeje. Yo me encargo de los cd´s, así no tengo que pensar en regalos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: