Che y los ojos de Mario Terán

7 10 2007

Este martes se cumple el cuarenta aniversario de la muerte del Che. El 9 de octubre de 1967 Mario Terán, sargento del ejército de Bolivia, cumpliendo órdenes de la CIA, ejecutó de un disparo a Ernesto Guevara, herido y capturado el día anterior en un enfrentamiento con los soldados bolivianos. No disparar a la cara era la única consigna de la inteligencia americana, por aquello de poder mostrar en todo su esplendor su pieza al mundo. Hace un año el anciano Mario Terán fue operado de la vista en Santa Cruz (Bolivia) por unos médicos cubanos que participan en un programa de cooperación de la Isla, que ofrece tratamientos ópticos gratuitos por toda América Latina. El espíritu libertario y humanista del Che sigue vivo y le devuelve los ojos a quien le mató. Extraordinaria historia.

Hoy El País, en su imprescindible Domingo, recuerda, gracias a documentos, cartas y otros materiales inéditos aportados por Aleida March, su viuda, algunos aspectos más íntimos del revolucionario argentino/cubano. Su extraordinaria afición por la lectura, sus emocionadas cartas a Aleida: “Te podría decir que te extraño hasta el punto de perder el sueño…”, o su análisis crítico de la revolución, o del mundo en general ocupaban los pocos ratos libres que le permitía su personal batalla de las ideas.

En mi etapa entre los 13 y los 20 años no recuerdo una persona o personaje que me produjera tanta admiración como Ernesto ‘Che’ Guevara. Libros, canciones, poemas, textos, películas, historias, debates, reflexiones y sueños. Todos tenían un denominador común y ese era Ernesto. Con sus luces y sus sombras y a pesar de la exagerada comercialización de su imagen, el Che es un icono fundamental del Siglo XX, para los que pensamos con el corazón a la izquierda (que es donde tiene que estar).

Sí el poeta eres tú
–como dijo el poeta–,
y el que ha tumbado estrellas
en mil noches
de lluvias coloridas eres tú,
¿qué tengo yo que hablarte, Comandante?

Si el que asomó al futuro su perfil
y lo estrenó con voces de fusil
fuiste tú, guerrero para siempre, tiempo eterno,
¿qué puedo yo cantarte, Comandante?

En vano busco en mi guitarra tu dolor
y en mi jardín ya todo es bello, no hay temor,
¿qué puedo yo dejarte, Comandante,
que no sea cambiar mi guitarra por tu suerte,
o negarle una canción al sol,
o morir sin amor?

¿Qué tengo yo que hablarte, Comandante,
si el poeta eres tú?
–como dijo el poeta–,
y el que ha tumbado estrellas
en mil noches de lluvias coloridas eres tú,
¿qué tengo yo que hablarte, Comandante?

Si el poeta eres tú, de Pablo Milanés.

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

7 10 2007
Un escéptico

Es cierto que el Che es un icono, solo hay que ver las camisetas, posters y demás cachivaches con su retrato, mayormente reproduciendo la foto que le hizo Korda, por la que no cobró nunca derechos de autor.
En uno de los viajes a La Habana compré un billete de un peso cuyo único interés para mi era que estaba firmado por El Presidente del Banco como El Che.
Pero si te sientas a reflexionar la vida del Che, su gestión al frente de la economía y la industria en Cuba, sus campañas de voluntariado para la zafra, su carta a Castro de despedida, sus tesis sobre el hombre nuevo, sus “aventuras” en El Congo y en Bolivia…seguramente llegas a la conclusión de que su vida fue la de un fracaso permanente.
Un abrazo

7 10 2007
Raúl Gil

Quizá tengas razón, y la vida del Che sea la cruda metáfora de un mundo en fracaso permanente, como este que nos ha tocado vivir. Un abrazo.

7 10 2007
un desencantado

Sombras, sombras….

¿Cuántos murieron asesinados, sin ningún juicio, por orden directa del humanista Ché Guevara en La Cabaña?

8 10 2007
Raúl Gil

Algunos menos de los que han muerto y siguen muriendo en Irak, por orden directa de los humanistas Bush y Aznar. A veces, lo poneis a huevo.

Siento ser tan típico y sacar la ficha de Irak, pero es que paso de hablar de las sombras (que las hay, faltaría más) del Che, en la víspera del aniversario de su muerte.

8 10 2007
ratonscinski

A cuarente años de su muerte, uno de los referentes de lo que es “ser revolucionario” y “ser de izquierda” del siglo XX, regresa, convertido en un simple recuerdo, a cuestionarnos sobre qué es ser de “izquierda”, “demócrata” y “revolucionario” en los inicios del siglo XXI.

Recordarás, seguramente, lo que dijo hace unos días Anthony Giddens en El País en su opinión titulada: “Modernizar la izquierda”. ¡Cómo hemos cambiado!

Te recomiendo que escuches “Mc Guevara’s o Che Donald’s” de Kevin Johansen.
¡Saludos!

9 10 2007
Kpax

Hola, me ha reconfortado encontrar algún blog que hiciera mención a su aniversario, yo hoy también he querido rendirle un pequeño homenaje, intentando no caer en el tópico, y no contribuir a incrementar, digamos, que el negocio entorno a su figura, seguramente, que a él no le hubiera gustado.
Desde muy crio me impactó, lo veo como la revolución que pudo ser y no fue…
http://elplanetainvisible.blogspot.com

10 10 2007
Traveler

Hoy publica al respecto un interesante editorial El País.

10 10 2007
Raúl Gil

Hombre, tienen parte de razón, pero les he notado un poco resentidos. Seguro que el que lo escribe tiene, aún, alguna camiseta con la imagen del Che en su armario. ¿La usará para dormir?

Concretamente, este párrafo me parece alucinante:

Seducidos por la estrategia del “foquismo”, de crear muchos Vietnam, la única aportación contrastable de los insurgentes seguidores de Guevara a la política latinoamericana fue ofrecer nuevas coartadas a las tendencias autoritarias que germinaban en el continente. Gracias a su desafío armado, las dictaduras militares de derechas pudieron presentarse a sí mismas como un mal menor, cuando no como una inexorable necesidad frente a otra dictadura militar simétrica, como la castrista.

Vamos, que la culpa del genocidio que practicaron y practican, todavía, las dictaduras militares en Latinoamérica la tienen los insurgentes seguidores de Guevara. Tiene cojones la cosa. Hoy creía estar leyendo La Razón.

El editorial da para un debate de días; podría escribir sobre las diferencias entre el régimen de Videla, por poner un ejemplo, y el de Castro, pero seguramente no sería comprendido, así que lo dejo para mis vivencias y reflexiones personales.

2 05 2010
Andres Amenedo

Hasta aqui llegan tambien los tentalucos desinformativos del imperialismo a traves de sus voceros analfabetos mentales. El Che no fusilo a nadie en La Cabaña. Allí solo se fusilo a condenados a muerte por los tribunales populares. El che solo se limitó acumplir esas ordenes como jefe militar de ese destacamento, quien fusilaba no era él, era la justicia popular tras juicios sumarisimos, y los fusilados eran generalmente torturadores y asesinos al servico del genocida Fulgencio Batista, sus victimas si que fueron asesinadas sin ninguna posibilidad de defensa, en cambio a ellos se les permitio defenderse, y una vez demostrada y confirmada su culpa, se les aplicó la correspondiente condena, y ante la más minima duda, por muy pequeña que fuese, nunca se aplico la pena capital. Los fusilados en todo el territorio cubano fueron alrededor de 500, que el desencantado ese lo compare con las cifras de torturados y asesinados por el regimen de Batista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: