a las ocho, Hora 25

4 10 2007

Mientras esperaba a que se enfríase un poco el café, y con la radio (la SER, of course) de fondo, estaba pensando en que son muchos días, ya, sin escribir nada. Dando vueltas a algún tema, me encontraba, de frente, con la Operación Magdalena. Un nuevo invento de nuestro refinado Alcalde, secundado (por enésima vez) por el Delegado del Gobierno (¿son pareja de mus?), para salir en el papel cuché. Digo yo que habrá cosas más trascendentales para Santander, por las que preguntar a los ciudadanos. Igual es que sobre esas otras cosas, las que de verdad importan, no conviene saber su opinión. Sigo repasando, mentalmente, la actualidad, y aparte del remake del Plan Ibarreche, y del debate sobre la monarquía (la COPE incendiaria), me encuentro con buenas noticias como que ha descendido, por primera vez en muchos años, el consumo de drogas entre los jóvenes. El anuncio del Puerto de Santander, el Puerto de Cantabria, en la desconexión territorial, me recuerda que tengo que terminar un bonito trabajo antes de las nueve.

Son las ocho, elijo algo más informal que ponerme, y suena un gong antes del discurso matutino de Francino. Es el sonido de Hora 25. Carles, con muchísima dificultad, nos cuenta que Carlos Llamas ha muerto esta madrugada. Detengo mi actividad, casi involuntariamente, y empatizo, al minuto, con la emoción del director de Hoy por Hoy. No sé hace cuanto tiempo empecé a escuchar Hora 25. Sé que, al principio, encadenaba ese programa y El Larguero, hasta que De la Morena quiso ser una copia de García, y mis libros de la mesita de noche me agradecieron el Off del aparato de radio, después del imprescindible Bestiario de Ramoneda. Le debo a Carlos Llamas muchas noches de información, debate y risas. Con Miguel Ángel Aguilar, sobre todo. Con el “cubano” Carlos Carnicero. ¿Cómo podía aguantar al insoportable Carlos Mendo?

La radio era su trabajo, su pasión y su obsesión. El periodismo con mayúsculas. No pudo ganar a la maldita enfermedad (ánimo a todos los que luchan contra ella). Pero se ha ganado el cariño de miles de oyentes que recordarán su cálida voz para siempre.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

4 10 2007
tiempodedescuento

Ya ves, Jefito, qué gran mierda. Que yo llevo toda la mañana triste por Carlos (y por más cosas que contribuyen a acelerar un poco esa tristeza). Una mierda de enfermedad. Un gran profesional que amí me encantaba, tal vez un poquito más que otros, por ser tan genial y por jugar en el equipo de casa. Ay, ay… Qué mañana. Beso Jefito.

4 10 2007
Gema

Ha sido la primera noticia que he escuchado nada más levantarme de la cama. No era asidua de Hora 25 por el horario más que nada pero siempre que hubo algún acontecimiento político trascendente, me esforzaba por estar atenta al horario.
Acabo de leer por la red algunas críticas de esas tan lamentables, como acusarle de ser el ideologo del 11-M. Por eso, me sumo aquí al reconocimiento de un gran profesional.

4 10 2007
mariate

Una putada enorme! Uno de los maestros, de los pocos maestros del periodismo con mayúsculas. La radio es hoy menos radio sin Carlos Llamas…

4 10 2007
Traveler

Una verdadera lástima. Me alegré mucho con su reaparición, pero hoy se me ha amargado el desayuno.
Descanse en paz.

4 10 2007
Ruth

Una pena, la verdad que sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: