versos robados 1

15 09 2007

A veces, incluso sin alcohol en la sangre, soy feliz.
Soy cierto, aún siendo la gran mentira. Soy breve.
Amanece la inmunda resaca del excepticismo.
Me desplaza a la dimensión de los lagartos.
El tiempo no es de las amapolas, es de los cerdos.
¿No te habías enterado? Despierta, joder. Vuelve en sí.
Es terrible el sinsabor del disgusto permanente y sincero.
Aún peor es la caza de brujas. Hay delirio de mantequilla.
Hay ciervos sin alas. Hay rotondas de colores desdibujados.
Hay pesimismo de fronteras conocidas. Intestinos sin GPS incorporado.
Dolor, muestras de cariño, falta de respeto, agudezas ortográficas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: