martes de descanso, pensando en China

24 07 2007

Me voy a tomar unos días de descanso. No sé cuantos. Sólo sé que los aprovecharé.

Esta mañana, después de presentar a Eugenia a la gente de la Dirección (ya me gustaría que, hace cuatro años, alguien hubiese hecho eso conmigo) y desearles suerte a todos, cogí el bus de las diez y media a Santoña. Tenía ganas de estar unos días en el pueblo. En casa.

Antes de comer unos deliciosos y horneados macarrones con carne (que había preparado mi madre en mi honor), me ha dado tiempo a terminar Octubre en Pekín de Santiago Gamboa, que ha despertado (por enésima vez, ya) mis ganas de ir, más pronto que tarde, a conocer China. Era la primera vez que Gamboa pisaba suelo chino, y antes del viaje devoró cerca de veinte libros y varios textos para hacerse una idea previa más aproximada de lo que allí iba a encontrarse.

Entre ellos, Red star over China, de Edgar Snow (he preguntado en La Casa del Libro y, desgraciadamente, me dicen que o no está traducido al castellano o está agotado); Una posesión insular de Timothy Mo; Pekín de la Ciudad Prohibida, de Jesús Ferrero; René Leys, de Victor Segalen; y Apocalipsis Mao, de Manuel Leguineche. Este último está, ya, fuera de catálogo, pero los otros tres he conseguido encargarlos en Librería Gil (Gisela siempre tan amable). Si después de leer esos libros, no me gano el placet para ir a China, no sé qué más debo hacer.

Estos últimos cuatro años tuve la oportunidad de ir, varias veces, en alguna de las misiones gubernamentales encabezadas por Miguel Ángel Pesquera, pero por una u otra razón (casi siempre por el pudor-vergüenza de “qué pintaba yo en eso”, infeliz de mí…) el caso es que nunca fui, y ahora me arrepiento, claro.

Quizá Beijing 2008 sea la coartada que necesito (si es que hace falta alguna). Pero tengo la necesidad de saber, entre otras muchas cosas, qué está pasando en el gigante asiático; qué queda de la interminable y sangrienta revolución china; y qué mueve el motor del país que va a liderar el siglo XXI.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

24 07 2007
Raquel Gil

O utilizas la coartada de la familia política de tu hermana y nos vamos todos con Ling a visitar el “pueblecito” (como lo llama ella, aunque tiene 200.000 habitantes) cerca de Shanghai donde vive su familia.

Disfruta de tus días libres, a mí ya sólo me quedan tres días para las vacaciones.

Un beso,

Raquel

24 07 2007
Raúl Gil

Esa reichel!! Os queda poco para Creta!

No recordaba esa posibilidad tan familiar. Sanghai es un buen comienzo, siempre que terminemos en Pekín, para comprobar si queda algo de la Gran Capital de Kublai Khan…

Viva tu cuñada Ling!

26 07 2007
Ali

China y Japón parecen dos países muy interesantes de conocer… ya nos contarás tu experiencia si te animas a hacer el viaje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: