un poco de ficción

24 06 2007

Siempre pensé en escribir un libro. No por sentirme realizado, si no por realizar un sentimiento. Creí que podía y pude, no sin muchas dificultades. Las propias del trabajo en solitario, más las producidas por las constantes ausencias de las musas. Como dice la canción del mexicano Alejandro Filio: “hoy me vino la gana, que no las musas”.

Cuando, después de horas delante de la pantalla del ordenador, te quedas sin ideas, bloqueado, aturdido y exhausto, no hay nada mejor que entonar el necesario: “por hoy lo dejo”. Forzar la máquina como si la labor fuera propia de una cadena de producción es la mayor ofensa que se puede hacer al noble y antiguo arte de la escritura.

Dicen que para escribir buenos libros hay que leer buenos libros. Parece lógico. Pero más lo es, casi de perogrullo, que para escribir libros (luego ya veremos si son buenos) hay que leer mucho. La lectura y la escritura tienen que ir de la mano, y no sólo en los casos de género histórico o ensayo que, obviamente, este hecho resulta absolutamente imprescindible.

Al final, es un empeño personal, además de una forma de ganarte la vida. El problema viene con la masificación. Fenómeno que surge porque aparecen los libros de bajo coste para el autor. Debemos renunciar a algunos libros, a cambio de más escritores.

Creo que, en estos tiempos, es un oficio de valientes. Aunque algunos cobardes nos quieran escribir hasta nuestro tiempo. O precisamente por eso.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: