siete años

30 06 2007

Siete años sin verte. Sin escuchar tus consejos. Sin poderte llamar por teléfono para contarte las novedades (cuántas veces tuve el impulso de hacerlo, sin darme cuenta). Sin que me vieras con corbata (y sin corbata). Sin que me defendieras de lo injusto. Siete años de recuerdo constante. De morriña y saudade. De parecerme cada vez más a ti. De mirarme al espejo y verte. Siete años de cuidar de todos (de todas, sobre todo). Y de que me cuiden todos (todas, más bien). Siete años de hacerme mayor sin ti. De buscarte en la foto del salón. Y también en mis sueños. Siete años sin recorrer el norte, contigo, buscando raíces. Siete años sin que sepas que, a pesar de todo, soy feliz. Sin conocer a quien me ayuda a serlo. Siete años llevando tu nombre en solitario. Recordando los buenos ratos. Tal y como estoy haciendo ahora. Como cada día, durante estos siete años.

Anuncios




orgullo gay y baños de ola

28 06 2007

Es 28J. Día del orgullo. Orgullo ciudadano y gay. Orgullo de Ley. Lo celebraremos. El PP también acudirá a la concentración de Pombo. ¿Se puede estar en todos los sitios sin ningún pudor? Lo peor es que, encima, tiene bonus: “Fíjate, es de derechas y ha venido, que enrollado, ¿no?”, se escuchará en el mentidero.

Es 28J. Día del orgullo. Nuestro querido (y reforzado) Ayuntamiento popular nos presenta, con gran boato, los baños de ola. Orgullo de otro tiempo. Orgullo de clase. Orgullosamente rancio. Cinco días, en lugar de los ocho habituales. ¡Qué alivio! ¿Falta de presupuesto o de ideas? Lo peor es que, encima, algunos se quejarán: “Ya huele lo de los baños de ola, lo de esta ciudad es de pena”, dirán los abstencionistas.

Es 28J. Día del orgullo. Santander. Orgullo de mentidero. Baño de abstencionistas.





del trío al cuarteto

27 06 2007

Mi querido amigo Tony Blaaaairr, como diría el guiñol de Aznar, ha pasado, en poco tiempo, de protagonista del triste Trío de las Azores a ser enviado del Cuarteto (EE.UU, Rusia, Onu, UE) para Oriente próximo. En medio, ha propiciado (no le ha quedado más remedio) su relevo al frente, tanto del Partido Laborista como del 10 de Downing Street.

No ha tardado ni un minuto en encontrar acomodo en un puesto de relevancia, a propuesta de su amigo Bush, que le debe el favor del apoyo en la invasión de Irak.

No creo que sea el más indicado para poner paz en una zona cada vez más en guerra, porque, en esta vida, no se puede ser juez y parte. Él ha contribuido a encender la llama del odio, y ahora veo difícil que encuentre la fórmula para sofocar el grave incendio.

Blair quiso reformular el laborismo y se pasó de vueltas, aunque hay que reconocerle su capacidad para introducir reformas necesarias y, sobre todo, para promover la paz en el Ulster. Quizá sea su gran valor, y su mejor tarjeta de presentación, pero por su bien, y el de todos, debiera leer algo menos a Giddens, y un poco más a Petit.





Alguna recomendación (si se acepta)

26 06 2007

Tengo un amigo, un buen amigo, que suele recomendarme películas. Como se pasa media vida en el cine, y tiene buen criterio, le suelo hacer caso, aunque menos de lo que me gustaría. Quiero decir que querría ir más al cine. En realidad, sólo depende de mí.

La mejor publicidad de una película, de un libro, de un disco menos (es algo más personal e intransferible creo), es la que te hace alguien conocido y en quien confías por su buen gusto; porque siempre pasa rápido, casi sin mirar, por determinada parte de la cartelera, o porque, simplemente, suele acertar en la recomendación.

En concreto, si hablamos de libros, contamos con unos extraordinarios aliados: los buenos libreros que, encantados y felices con su maravilloso trabajo (¡qué envidia!), en unos segundos te describen, siempre, dos o tres volúmenes (uno de ellos les acaba de llegar) de necesaria lectura.

De la visita a la librería de confianza siempre obtienes algo positivo. Una de las últimas veces me sirvió para descubrir a un escritor inglés, de origen indio, llamado V.S Naipaul. “Cartas de un padre a un hijo”, “Un camino en el mundo”, y “Leer y Escribir: una visión personal” han sido víctimas, por ahora, de ese estupendo descubrimiento. Os copio un fragmento del último libro que citaba:

Mi padre era autodidacto, y se hizo periodista por sus propios medios. Leía a su manera. Por entonces tenía treinta y pocos años, y aún aprendiendo. Leía muchos libros a la vez, sin terminar ninguno, y no le interesaban ni el relato ni la trama, sino las cualidades especiales o el carácter del escritor. Eso era lo que le gustaba, y sólo disfrutaba de los escritores en pequeños arranques. A veces me llamaba para que le oyera leer tres o cuatro páginas, raramente más, de un escritor que le agradaba especialmente

Os lo recomiendo, dice Guillermo Cabrera Infante que es el único escritor inglés al que vale la pena leer. Quizá exagere, pero no tanto.

Y pasando a la poesía: otro descubrimiento. Lo conocía porque era el poeta de cabecera de Sabino Méndez, pero nunca le había prestado la atención necesaria. Me refiero a J. M. Fonollosa, un poeta catalán que fue invisible, por voluntad propia, durante mucho tiempo. Su obra es tan brillante como cruda; llena de pesimismo, sexo, y un concepto de la vida muy especial, siendo “Ciudad del Hombre: New York” una buena prueba de ello. Os dejo uno de los poemas de ese libro.

SPRING STREET

No me vengan con cuentos. Que la vida
es algo espiritual y, por lo tanto,
superiores los bienes del espíritu.

Que el ser útil, cuidar a los enfermos,
el teatro, la pintura, libros, música,
los deportes, el cine, el gran dinero….
Al ánimo lo colman de delicias.

El deleite supremo es el orgasmo.
Lo demás son tan sólo leves signos,
pobres insinuaciones del placer
que uno obtiene acostándose con chicas

Y eyaculando en ellas como un dios.
Para otros esos gustos secundarios.
Para mí el goce intenso: la mujer.





Solidaridad con Patxi

26 06 2007

Me uno a los comentarios que están apareciendo en diversos blogs cántabros sobre el tema del periodista Patxi Ibarrondo, el que fuera director del semanario ‘La Realidad’ y que, desde entonces, está sufriendo una persecución política y judicial sin precedentes en nuestro país.

Yo viví de cerca el nacimiento del semanario de izquierdas. Un grupo de gente liderado por Pachi y Pedro Venero dieron vida a una publicación que trataba de cubrir un vacío en la prensa regional: el de un rotativo progresista. Recuerdo que escribí varios artículos y ayudé lo que pude para sacarlo adelante. Lo hice con la misma ilusión que las organizaciones sociales, de vecinos, ecologistas y mucha gente sencilla para los que ‘La Realidad’ era su mejor, y a veces único, altavoz.

Fue una esperanza que duró poco, como tantas otras, ya que un importante dirigente del PP (de cuyo nombre no quiero acordarme) y presidente de la CAJA, ahora (o desde siempre) metido a empresario de postín, decidió que había que cerrar aquello, sólo porque se decían algunas verdades (y eso no suele gustar).

El sindicato de periodistas de Madrid ha denunciado la situación que vive Patxi, enfermo y embargada su pensión de invalidez. Lo triste es que no haya un pronunciamiento masivo de todos los medios y periodistas cántabros contra semejante infamia. Eso nos lleva a pensar (y muchas otras cosas que suceden) que sigue estando vigente la necesidad de un periódico progresista en Cantabria.

Un abrazo fuerte Patxi.





un poco de ficción

24 06 2007

Siempre pensé en escribir un libro. No por sentirme realizado, si no por realizar un sentimiento. Creí que podía y pude, no sin muchas dificultades. Las propias del trabajo en solitario, más las producidas por las constantes ausencias de las musas. Como dice la canción del mexicano Alejandro Filio: “hoy me vino la gana, que no las musas”.

Cuando, después de horas delante de la pantalla del ordenador, te quedas sin ideas, bloqueado, aturdido y exhausto, no hay nada mejor que entonar el necesario: “por hoy lo dejo”. Forzar la máquina como si la labor fuera propia de una cadena de producción es la mayor ofensa que se puede hacer al noble y antiguo arte de la escritura.

Dicen que para escribir buenos libros hay que leer buenos libros. Parece lógico. Pero más lo es, casi de perogrullo, que para escribir libros (luego ya veremos si son buenos) hay que leer mucho. La lectura y la escritura tienen que ir de la mano, y no sólo en los casos de género histórico o ensayo que, obviamente, este hecho resulta absolutamente imprescindible.

Al final, es un empeño personal, además de una forma de ganarte la vida. El problema viene con la masificación. Fenómeno que surge porque aparecen los libros de bajo coste para el autor. Debemos renunciar a algunos libros, a cambio de más escritores.

Creo que, en estos tiempos, es un oficio de valientes. Aunque algunos cobardes nos quieran escribir hasta nuestro tiempo. O precisamente por eso.





Araca la Cana

23 06 2007

Ayer tuve la suerte de poder ver en el Teatro Liceo de Santoña a la murga uruguaya Araca la Cana. Un espectáculo de fuerza, voces, compromiso e historia.

Hicieron de teloneros la murga local Frágile, ganadores del concurso 2007, con un repertorio diverso y variado, y como siempre estuvieron a otro nivel. Sinceramente, son únicos, por todo.

Y le llegó el turno a Uruguay. Ataviados con sus espectaculares y coloridos trajes y sus originales sombreros, se metieron al público en el bolsillo desde el primer acorde. Combinando el canto en grupo con los solos de impresionantes voces masculinas y una femenina (espectacular), repasaron en un primer acto el repertorio con el que se presentaron al concurso de este año, y tras un breve descanso para cambiarse de traje y arreglarse el sufrido maquillaje, volvieron con canciones de otros años, y del folclore uruguayo.

Letras combativas, muy combativas, por algo la llaman La Bruta. Bush, el Banco Mundial, el G-8 o el gobierno uruguayo fueron algunos de los blancos contra los que dispararon certeramente.

Pura poesía, también. Ironía, ritmo, extraordinarias voces y mucha alegría.

En definitiva, una gran noche de música que empezó a las once y terminó cerca de las dos.

El Liceo es una maravilla…si se sabe aprovechar bien.