no pudo ser

7 05 2007

Ni Ségo es presidenta (no me gusta nada Sarkozy), ni La Alhambra ha pasado el corte para ser una Maravilla del Mundo.

Bueno, en realidad ya lo es, no hace falta que figure en ninguna clasificación, pero en Andalucía, sobre todo, habían puesto muchas esperanzas. Tampoco ha pasado la Estatua de la Libertad (malos tiempos para la lírica), ni el Castillo de Neuschwanstein (absolutamente espectacular, más el entorno donde está situado que el interior del mismo).

En cambio, la Torre Eiffel, el Coliseo romano y la Gran Muralla China si han pasado a la gran final. Sin bajarse del autobús. Como para no pasar. Ahora la Fundación New7Wonders, organizadora del concurso, debería dedicarse a promover viajes asequibles a cada una de esas maravillas, para que todo el mundo tuviera la oportunidad de disfrutar de ellas.

Y hablando de viajes, ayer empezó un programa nuevo de televisión, en el que Javier Sardá, de vuelta a Tele 5, y con un formato original nos va a ir enseñando diferentes lugares del mundo. Ayer fue Brasil y con él estuvieron Loles León, el Dioni y otros curiosos personajes. No es el típico programa de viajes en el que un narrador con voz aburrida te acaba quitando las ganas de ir a ningún sitio. Duti Fri, que es como se llama, tiene chispa y ritmo. Me gustó. Creo que junto a Planeta Finito, en la Sexta, son dos propuestas diferentes y entretenidas.

Por cierto, el sábado Planeta Finito iba sobre Croacia (Ángel Llacer era el conductor) y al acabar el programa daban ganas de reservar el viaje (Santander-Roma-Venecia con Ryanair y luego tres horas de barco creo que es la opción más sencilla y asequible) para disfrutar de semejante maravilla de país por descubrir.

La vieja europa tiene mucho que enseñar, pero también mucho que aprender.

Anuncios